Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL EQUILIBRIO DEL TREN

El dragón constitucional

JORGE M. MOSQUERA JORGE M. MOSQUERA
17/10/2017

 

HACE MUCHOS años, cuando hacía la mili, vinieron a mi ciudad los primeros soldados de reemplazo procedentes de Cataluña, a hacer su Servicio Militar. Todavía no existían las Comunidades Autónomas, pero había un regionalismo sano, acendrado y competitivo que “alguien” había sabido inculcar en nuestra forma de ser. Evidentemente se les llamó catalanes. Nada mejor en una época en que los apodos debían ser simples: catalán, gallego, asturiano, vasco… Enseguida se demostró su habilidad para adaptación al medio. Aquellos catalanes traían consigo las letras de Raymond o de Luis Llach y ya fuese por el ritmillo que tenían o por lo que decían las letras, todos en aquel cuartel cantábamos a gritos la letra de “La estaca” o aquella “Gallineta” que nos hacía saltar de nuestros asientos cuando llegaba el estribillo y todos a la vez pedíamos amnistía y libertad o gritábamos “visca la revolución”. Recuerdo con nostalgia a uno de ellos que, pacientemente, me enseñó a tocarlas con la guitarra. Teniendo en cuenta el lugar, no parecía muy revolucionario que aún reciente la muerte de Franco se reunieran un grupo de soldados gallegos a cantar una canción catalana de la que, en la mayoría de los casos no entendíamos la letra. Todo lo que se pedía en aquellas canciones se ha conseguido y con creces. Por ello mismo aquellas canciones han pasado al olvido.
Al Presidente Puigdemont se le ha requerido sobre si declaró o no la independencia de Cataluña. El Gobierno ha dado unos días para contestar con claridad, exactitud y precisión, con una mera palabra, si lo hizo o no. Rajoy pretendía eliminar de un plumazo aquella parrafada sin razón en la que, con una impecable técnica de ambigüedad, acabó viniendo decir que la declaraba, pero no. Ahora, como si de una contestación de Groucho Marx se tratase, aquel ha contestado diciendo que “no va a responder a esa pregunta” bla,bla,bla, acusando un exceso de soberbia al pretender ponerse al mismo nivel que el gobierno del Estado.
En aquellas lejanas fechas, en que deseábamos tener un rato libre para juntarnos con los catalanes y cantar alguna canción revolucionaria, nunca se nos habría ocurrido pensar que la situación pudiese llegar a los extremos que ha llegado. Que por la soberbia y arrogancia de unos pocos se quisiesen eliminar de un plumazo tradiciones y costumbres. Aquellos catalanes, quizá padres de los que hoy se empeñan en deshacer su país, contaban con las simpatías del resto de España. Éstos, lo único que conseguirán será despertar a un dragón constitucional que bien debería haber quedado dormido.


A la memoria de Ricardo Gascó.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria