Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL EQUILIBRIO DEL TREN

Frialdad en las redes

JORGE M. MOSQUERA JORGE M. MOSQUERA
03/04/2018

 

SOY DE LAS personas que se han apuntado al carro de las nuevas tecnologías. tengo mi propia cuenta de Twitter, mi cuenta de Facebook, estoy en WhatsApp en varios grupos y manejo con asiduidad todas aquellas novedades que nos ha entregado Internet . Desde hace poco tiempo soy capaz de mandar un tweet retuitearlo y de paso poner un par de comentarios. Tambien de ponerme en contacto con gente que no conocía por medio de Facebook y además sé abrir tranquilamente un grupo de WhatsApp y ponerle el nombre o la foto que se me ocurra. La cosa es que después de haber empezado con todas estas tecnologías, hace poco y gracias a una de ellas, he podido encontrar a personas que no veía desde hacía tiempo. Está el caso que no hace mucho alguien a quien no veía hace muchos años me encontró y me mandó una solicitud de amistad por el Facebook y yo, alegremente por supuesto, le contesté que sí con unas palabras de ánimo y de recuerdos de aquellos tiempos pasados, en que habíamos coincidido cuando éramos chavales. Resulta que la contestación que me viene dando es una solicitud para que me haga amigo de otro amigo que él tenía. Vaya cosa más rara. No he vuelto a saber de él. Luego por mí participación en un grupo de WhatsApp resulta que le digo al grupo «hola amigos qué tal estáis y qué tal la Semana Santa» y uno de ellos y me contesta con un dedo. Un dedo amarillo hacia arriba y otro me contesta con dos corazones una estrella y un huevo frito y y digo yo, ¿joder pero qué es eso?

Las nuevas tecnologías nos han hecho volvernos rematadamente tontos. Hemos concebido nuevas esperanzas de que la circulación global de personas se ha quedado pequeña y que hoy en día es fácil recorrer las autopistas de la información solamente con dar una tecla. La pena es que se ha perdido aquella cercanía que tenía la carta y sobre todo aquella técnica super mejorada en la que cogíamos el sobre y le cerrábamos la solapilla y luego pasabamos un sello por la lengua: «qué asco de sabor tenía». Y cuando íbamos a meter la carta en el buzón le decíamos «a Valencia» y el sobre iba a Valencia tranquilamente y nosotros ya nos quedábamos tranquilos porque nuestro conocido no necesitaba hacer nada más que esperar a que llegara el cartero. Aquí el cartero llega, llama, te deja el sobre, se marcha y todo eso menos un suspiro pero con frialdad. . No sé hasta dónde vamos a llegar.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria