Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL EQUILIBRIO DEL TREN

Independencia

JORGE M. MOSQUERA JORGE M. MOSQUERA
14/11/2017

 

ME CUENTAN que en una encuesta publicada en una reputada revista, se dice que los hijos abandonan el hogar familiar más allá de los 30 años, manteniendo hasta esa fecha un estatus de custodia compartida de ambos padres en espera de tiempos mejores para dejar la morada familiar, colocando a los padres en esa tesitura que últimamente se viene a llamar “el síndrome del nido vacío”. Es la independencia por fin. Han tardado 30 años y se van, pero cerca. Se van casi a la vuelta de la esquina, pero a los cuatro días están de vuelta a cenar porque nadie hace la sopa como mamá o por qué las croquetas de mi madre son tan sagradas como el aire. Cierto como la vida misma: en ningún sitio como en casa. Pero eso sí: no se pueden llevar la cama.
Pero hijos hay que, habiendo vivido toda la vida pegados a las faldas de su madre, un buen día cogen unos amigos raritos y dudan de las excelencias de la casa: que aquello está mal, que ya no cocinas como antes o que ya no me entiendes cuando te pido dinero prestado. Por eso, ahora me voy y no vuelvo.
A los catalanes les ha pasado algo así. De ser los hijos pródigos, de haber recibido durante décadas y décadas ayudas por todo y para casi todo, de haber sido la región más atrayente de la península han pasado a ser un compendio de errores y deslices con una forma de actuar que ha demostrado una total falta de consideración con los padres que les habían mantenido en aquella feliz posición. Pero, he dicho los catalanes y me rectifico. No todos los catalanes. Solamente aquellos que creyendo que ya habían sacado de la teta toda la leche posible, han pretendido seguir solos sin pararse a pensar que las normas en que se habían amparado hasta el momento seguían estando vigentes y no podían irse llevándose la cama. Era de esperar, los padres han debido actuar de oficio. Arreglado, de momento.
Ahora bien, somos españoles y siempre acabamos copiando de por ahí y aunque pueda parecer una mera anécdota, a Cataluña le ha salido un separatismo dentro del separatismo mismo y ya ha recibido avisos del Valle de Arán de que también quieren independencia. O las Machorras, en el término provincial de Burgos, que ha amenazado con pedir la independencia de Espinosa de los Monteros. El camino ha quedado abierto, pero por más independencia que se pretenda, no olviden que seguimos siendo los mismos. Léase el viejo refrán popular: dos que se acuestan en el mismo colchón se levantan de la misma condición.

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria