Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL EQUILIBRIO DEL TREN

Juramentos y promesas

JORGE M. MOSQUERA JORGE M. MOSQUERA
12/12/2017

 

Empezaba el ceremonial: levante la mano derecha y ponga la izquierda sobre la Biblia: jura decir la verdad toda la verdad y nada más que la verdad. ¡Lo juro! Así lucía en aquellas viejas series americanas de abogados de los años sesenta con puertorriqueño doblaje. Aquel compromiso hacía sacrosanta la declaración. También en España usábamos el juramento. A la Bandera: soldados juráis por Dios y por vuestro honor defender a España… ¡Sí juramos! El de abogados y procuradores, de médicos, de políticos e incluso el juramento gitano. Luego la Constitución con sus modernidades pasó a discernir que jurar era algo poco voluntario y que además de comprometido tenía mucho que ver con la religión por lo que se pasó al nuevo sistema, algo más liviano, de juro o prometo. Aun así, nada cambió y la jura y la promesa siguieron teniendo el mismo valor legal y consecuencias en caso de incumplimiento. Después aparecieron los partidos emergentes y aquellas fórmulas que se habían asumido como imperativas a la hora de acceder a ciertos cargos, modificaron su dictado haciéndonos desconocer si se juraba o no se juraba. Las variaciones fueron numerosas. Hubo fórmulas como aquella de “lo juro por impedimento legal” o lo “juro porque si no, no me darán el cargo”. De seguir así, acabaremos jurando por Snoopy, por mis zapatos Manolo o por la gloria de mi madre.
Recientemente el juez LLarena del Tribunal Supremo ha exigido juramento a los ex consejeros de la Generalidad para que hagan voto de ser buenos, de no volver a forzar una declaración de independencia o para no volver a ser parte de una rebelión para desgajar una parte del territorio nacional. Esto que puede parecer poco indicador, ya tiene nombre y se le ha llamado vía Forcadell para escaquearse de “villa candado”.
Junqueras y Forn no me caen bien. Es más, nada bien, pero tengo que reconocer que le han echado pelotas. El juez les ha preguntado si iban a ser malos y seguro que con una sonrisa picarona han dicho ¡siii! Y el juez les ha dejado en la trena.
Pero los otros han tirado por otro camino y han jurado o prometido todo lo que les han puesto delante con tal de salir de aquella situación carcelaria. Que si sólo era una declaración simbólica, que si no era de verdad, que si no vamos a volver a la vía unilateral… han dicho y el juez les ha “creído” y los ha mandado a casa. Ese juez es una madre. Cierto es que el artículo 24 de la Constitución permite a cualquiera mentir con tal de no declarar contra sí mismo, pero más parece qué, cercana la Navidad, lo que ha hecho ha sido darles el aguinaldo.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria