Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

DESDE EL CAÑO

Made in Spain

MARTA CASADO MARTA CASADO
04/02/2018

 

LA PALEONTOLOGÍA ha vuelto a dar noticias. Y de las buenas. Nuevamente Burgos, de cierta manera, está involucrado. La historia sobre la expansión de los hombres de hoy parece ser muy diferente a lo que se había pensado desde el inicio. Los sapiens somos más antiguos y más exploradores de lo que se pensaba. La mandíbula descubierta en la Cueva de Misliya (Monte Carmelo, Israel) avanza la presencia fuera de áfrica de esta especie en 60.000 años. Esta pieza se ha datado entre 177.000 y 194.000 años. Un estudio en el que han participado con sus análisis el equipo de investigación del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh). Al mismo tiempo han colaborado el Laboratorio de Evolución Humana de la Universidad de Burgos. Los centros vinculados de manera directa a Atapuerca. El equipo que ha colaborado con el responsable del proyecto científico israelí, Isarel Hershkovitx de la Universidad de Tel Aviv (Isarel), cuenta con José María Bermúdez de Castro y Juan Luis Arsuaga, ambos codirectores de los yacimientos de Atapuerca. También han participado investigadores vinculados al rico yacimiento burgalés como José Miguel Carretero (director del LEH de la UBU), María Martinón (directora del Cenieh), Laura Martín Francés (investigadora del Cenieh), Mathieu Duval (realizó las dataciones en el Cenieh pero ahora es investigador de la Universidad de Griffith (Australia). Junto a ellos miembros del equipo de la UBU Laura Rodríguez y Rebeca García.

No es la primera vez que los investigadores vinculados con Atapuerca son noticia internacional por sus hallazgos. Pero en este caso especialmente relevante es que España no aporta la materia prima, incorpora, el pensamiento, las conclusiones, la tecnología... En el caso del ADN más antiguo obtenido en Atapuerca, en sendos fósiles de Homo preneandertal (antes conocido como heildebergensis) obtenidos en la Sima de los Huesos, la extracción del ADN se hacía en el Instituto Max Plank de Alemania. El matiz es evidente. Está claro que hay ciencia en la extracción de los fósiles de la manera más aséptica posible para poder obtener un rastro biológico que permita extraer las bases necesaria para obtener el ADN. Pero el proceso básico que rompió con lo establecido fue hecho en Alemania.

En el caso de la mandíbula de Misliya, como antes lo fue la sorpresiva datación de Homo naledi, es que los análisis para ponerle edad se realizaron a orillas del Arlanzón. En el edificio del Cenieh, casi escondido por el brillo del MEH, es donde han visto por primera vez que a Naledi había que restarle un millón y medio de años al datarse entre 230.000 y 330.000 años. Y han sido los primeros en saber que la mandíbula de sapiens era 60.000 años más antigua de lo que cabría esperar. Recuerdo que en un Cenieh lleno de cajas y aparatos por montar, el responsable de Geocronología, Josep Parés, hablaba de la necesidad de tener proyectos en la zona de Israel y Oriente Medio. Diez años después han llegado los resultados unidos a la perspicacia de los especialistas en morfología dental con Bermúdez de Castro a la cabeza. Aquí no hay fósiles, hay tecnología y conocimiento. Dos términos que deberían recibir más atención, presupuesto y esfuerzos para que España deje de ser un terreno fértil que aprovechan otros. El próximo ADN más antiguo bien podría obtenerse en la UBU o en el Cenieh.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria