Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LESLIE Y HAMMOND

Poco a poco

AGUSTÍN HERRERO AGUSTÍN HERRERO
15/01/2018

 

SIN DUDA, entramos en la nueva etapa de primavera económica, después de diez años que a todos nos han acorralado. A algunos, descarrilado. Quien no lo quiera ver, está ciego o tan apaleado que le cueste respirar y sienta miedo de tomar el aire. Ese vértigo que como un estoque te atraviesa el estómago al ver que no te llega para todo aquello a lo que estabas acostumbrado y que quienes dependen de ti, se quedan en la encrucijada. De esto hay que sacar un aprendizaje que sirva a nosotros y a nuestros hijos. Se han ido al garete, empresas intocables, algunas se lo merecían por ser oportunistas. Pero muchas desaparecidas, lo eran desde que las fundaron los abuelos. No sabían de correr riesgos ni alquimia financiera. Sencillamente se las llevó la riada de barro y fracaso. Diez años que han jubilado o prejubilado a oficios que con edades entre los cincuenta y sesenta, estaban en plenitud y potencial de capacidad laboral. La crisis les ha segado. Y no brotan nuevos profesionales por generación espontánea en cunetas, como hacen las bellas amapolas. Pasará otra década hasta que se consolide el tejido laboral que, desde ya, empieza casi de cero. Hace pocos días, un empresario de la construcción se quejaba de no encontrar media docena de trabajadores con experiencia. Porque no hay escuelas de empresarios que se formen en dos años, o electricistas y fontaneros, metalistas o carpinteros. Se aprenden desde pinche a oficial de segunda y luego si puedes, montas tu empresa. Veremos pronto, cómo unos roban mano de obra a otros, no tanto por exceso de actividad empresarial, sino por escasez de recursos humanos. Pero nada se quedará sin hacer. Siempre mis amigos y conocidos me escuchan decir lo mismo, “lo que no hagamos nosotros, otros lo arán”. Siempre hay alguien que está para acertar y conseguir objetivos, incluso mejores a los que llegamos. Por eso hemos de mantener una cierta tensión de equilibrio entre miedo y optimismo. Entre frustración e ilusión. Ser conservadores sin perder oportunidades para despegar. De nuevo se nota que unos pocos tiran para adelante mientras la mayoría observa y espera resultados. Se adivina el efecto contagio en el mover los dineros. Si el vecino se atreve, tú también. En Burgos, grúas que giran y siembran otras nuevas en parcelas a su alrededor. Más préstamos, hipotecas. Bancos, Cajas nuevas. Escrituras ante notario, contratos y discotecas. Esto mejora chicos, pero poco a poco. Ojo con cantos de sirena.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria