Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL GABINETE

La posverdad

 

‘POSVERDAD’ es un nuevo concepto, un neologismo que nos indica que lo emocional pesa más de lo que pensábamos, incluso más que la información verificada.

La posverdad nos recuerda que aceptamos noticias sin contrastar, en situaciones críticas aceptamos rumores que son casi siempre negativos, y si consultamos un manual de Psicología Social vemos que las características de los rumores encajan bastante bien con lo que entendemos por la denominada posverdad.

Este nuevo concepto nos invita a ver la importancia del buen periodismo, y de verificar las fuentes de información; por eso, pese a la crisis, el periodismo seguirá teniendo futuro.

La posverdad se ha hecho famosa en el debate del brexit y en la campaña de Trump: los mensajes emocionales, ciertos o no, el tweet de contenido emocional, han calado más hondo que la información contrastada.

En un determinado momento de ambigüedad, es más importante el mundo del espectáculo, la gestión de las emociones que la propia verdad. La verdad se ha vuelto compleja y llena de ángulos, y ya no hay grandes metarrelatos que lo expliquen todo, como la Iglesia o las grandes instituciones.

El saber parcializado se nos ha vuelto muy aburrido, académico, escurridizo puesto que hay que ser una persona muy leída para poder entenderlo del todo. Y ante la falta de tiempo se impone la inmediatez que leo en mi móvil, y que ya es la prolongación de mi cuerpo y me recuerda el eslogan en latín de Playboy en su sede original de Chicago: «si non oscillas, nilo tintinare» (si no te meneas, no llames).

Los atajos, la picaresca y acortar los plazos toman forma de inmediatez, diversión y espectáculo. Sabemos que algún día saldrá a la luz la verdad pero ahora nos importa mucho más tener un tema de conversación que emocione a los demás. Es más necesario desahogar la rabia que analizar lo que ocurre.

Decían Gilles Lipovetsky y Jean Serroy: «El antiguo reinado del espectáculo ha desaparecido, ha sido reemplazado por el del hiperespectáculo, que consagra la cultura democrática y comercial de la diversión».

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria