Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EN LAS NUBES

Secretos de película

ALMUDENA SANZ ALMUDENA SANZ
17/12/2017

 

¿QUÉ PASARÍA si esta noche propusiéramos el juego que lanza Perfectos desconocidos, de Álex de la Iglesia? ¿Provocaría el mismo vendaval que en la película? Alguien sacó el tema hace una semana en una cena. Y otro alguien se envalentonó (y no habíamos bebido ni el primer vino) y dejó su teléfono encima de la mesa. Le siguió otro. Y el que estaba a su lado se animó. Lo propio hizo el de su derecha y ningún problema tuvo el siguiente, que se había quedado sin batería. Los dos que faltaban acabaron junto al resto después de muchos regañadientes e incluso amenazas de abandonar la merienda sin haber empezado siquiera con el jamón y el queso. ¿De qué tenían miedo? Sus reticencias ilusionaron al resto. Ahí había tomate. La cena continuó con los móviles ocupando su sitio entre tortillas de patatas, empanadas y viandas varias. Pasaron los minutos y no sonó ni un triste chiste en el imprescindible grupo de Familia del WhatsApp. Después de un tiempo inicial más pendientes del teléfono que del plato, el murmullo se hizo creciente, comenzamos a hablar de los nuevos recortes en la empresa de uno, de la pobre iluminación navideña del barrio, del misterio de la fecha de boda de los otros… Hasta que se oyó un pitido. Más de un vuelco al corazón sí nos llevamos y la dueña del aparato se puso roja. Silencio. Mensaje de WhatsApp. ‘El niño ya se ha dormido’ y dos caritas con los ojos cerrados y las cetas sobre su cabeza. Decepción. Llegaron los postres y los móviles seguían hibernando. Cantamos el cumpleaños feliz, corrió el champán y otra alarma apagó la jarana. ‘Conecte su cargador’, leyó en voz alta alguien que había arrebatado el terminal al dueño que lo había agarrado raudo al sentir la vibración. La madrugada vino y cada uno recogió su teléfono aliviado. Porque, aunque todo fueron risas, siempre hubo un ojo mirando al dichoso aparato. Y es que tan importante se ha vuelto en nuestras vidas que pocos secretos tenemos para él y si te descuidas te traiciona, aunque no lleves una vida de cine.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria