Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LESLIE Y HAMMOND

SISO y SISA

AGUSTÍN HERRERO AGUSTÍN HERRERO
25/09/2017

 

Tiempo habrá para decir del 1-O catalán de aquí en una semana, cuando esta columna salga. Hoy tiramos por lo de acá cercano en el Burgos del despegue, quizás no tanto como Madrid y otras grandes, a pesar del optimismo de algún medio de comunicación local. Es cierto que la crisis ha tocado fondo hace poco más de medio año y la construcción es la thermomix del empleo. Se ven edificios nuevos que dan moral, vendidos a gente que no compra sin saber que tienen para pagar. Parcelas en zonas de expansión, además de lo que pueda pasar con solares apetecibles del ejército y otros de bancos que casi regalan con tal de quitárselos de encima. Pero no son de estos de los que quiero opinar hoy. Hay otros que se quedaron enquistados entre la fiebre del 2007 y los diez años de vacas flacas. Solares en el casco histórico y edificios emblemáticos que, por su configuración de propietarios y complejidad en los procesos administrativos para pedir licencias, apuntan maneras. Desde Plaza de Vega a Plaza Mayor, la Paloma y otras calles no menos importantes, tenemos reliquias que, por la divinidad de alguno de sus dueños y otras circunstancias, quedaron y quedarán vacíos o inacabados durante otras dos décadas. Lo público y lo privado chocan entre el libre derecho que cada uno tiene para hacer lo que quiera con lo suyo, sin olvidar que la ciudad es de todos. Existe un principio legal tan viejo como Adán y Eva, cualquiera puede pedir licencia en una parcela de otro. Los secretarios lo llaman, “a salvo del derecho de propiedad y sin perjuicio a terceros”. Es decir, conseguir licencia para edificar sobre la parcela del vecino, incluso antes de que él nos la venda. O incluso, sin que se entere. Otra cuestión será que pongamos un solo pie sobre ella, y menos, un ladrillo. Cierto que la ley deja mano ancha a los ayuntamientos para impulsar procesos que fuercen la máquina y se construya cuando los vacíos, como la boca de una vieja desdentada, afean la ciudad. Expropiaciones, ventas forzosas y gaitas en las que leguleyos hacen su agosto y alargan los procesos. Pero en Valencia han cortado por lo sano y opera una norma legal que, de verdad deja que cualquiera promueva el solar de otro, cuando se duerme en los laureles. Así lo está haciendo la empresa SISO, Sociedad Impulsora de Solares Ociosos, con la directriz aprobada en el parlamento autonómico por el PP en el 2014. Actúa como promotora y reparte los beneficios con los propietarios del suelo que o no saben o no quieren. Todo, bajo la tutela legal del Ayuntamiento. Al loro.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria