Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La Alternativa Oeste del AVE moviliza a 12 municipios

La asociación Bureba es Futuro recoge alegaciones para evitar la destrucción de la fauna y la flora / Fomento justifica el proyecto por motivos económicos

G. GONZÁLEZ / D. SANTAMARÍA / Briviesca / Burgos
11/02/2018

 

Los cambios planteados por el Ministerio de Fomento sobre el trazado del AVE se han topado con la férrea oposición de vecinos y alcaldes de varios pueblos de La Bureba que se verán afectados por la denominada Alternativa Oeste, que contempla una «jaula de 27.720 hectáreas donde la fauna silvestre acabaría muriéndose por confinamiento». Y no solo eso, ya que el proyecto también amenaza la habitabilidad de la zona por las previsibles molestias que generará la vía dada su aproximación a los cascos urbanos de las localidades por las que pasaría.

Aparte de mostrar su rechazo a esta alternativa por ambas cuestiones, la asociación Bureba es Futuro pretende impedir que la actuación, justificada únicamente por motivos económicos, se lleve a cabo. Para ello, sus responsables trasladarán a los ministerios de Fomento y Agricultura las graves consecuencias de este proyecto para el ecosistema.

Según detalla el vicepresidente y portavoz de la asociación, Rafael Alonso, los 12 municipios asociados en la plataforma presentarán «alegaciones conjuntas» y una «carta» que detalla los perjuicios de la Alternativa Oeste para el sector agrícola, la fauna y la flora. Por otra parte, el colectivo espera recabar el apoyo de la Diputación Provincial y la Junta de Castilla y León, ya que los efectos del nuevo trazado ponen en riesgo la economía de la zona por culpa de la despoblación.

Lo que la agrupación deja claro en todo momento es que no se opone a la construcción de la vía de alta velocidad, siempre y cuando se desarrolle por la Alternativa Centro de inicialmente planteada. En este sentido, los municipios asociados consideran que los perjuicios derivados de la intervención estarían «amortizados por la existencia de la N-I, AP-1 y vía férrea Madrid-Irún desde hace décadas». De hecho, en el documento remitido a Fomento detallan que «el ruido, trastornos y daño ambiental que produzca el AVE en la opción Burgos-Prádanos-Pancorbo en nada afectará a los habitantes de dicha zona, ni a la flora o a la fauna». Asimismo, esgrimen que no se trata de una «opinión», sino de una «constatación técnica» avalada por diferentes estudios que confirman que el impacto negativo sobre el medio ambiente será superior en la Alternativa Oeste.

Para reforzar sus argumentos, los ayuntamientos y vecinos afectados recuerdan que al impacto medioambiental generado por la ‘barrera’ de la N-I, la AP-1 y la vía Madrid-Irún se sumaría un nuevo obstáculo para la conservación de la flora y la fauna. Además, subrayan que la ya existente, por la que discurriría la Alternativa Centro, no permite la migración de los animales entre los Montes de Oca, Sierra de Burgos y Sierra de La Rioja con Santorcaz, Sierra de las Cruces, Montes y páramo de Poza de la Sal, Montes Obarenes y Sierra de Oña.

En cuanto a los peligros que entraña el confinamiento de animales en esas 27.720 hectáreas, la asociación remarca que la variedad de especies disminuirá drásticamente al formarse una elipse con un eje mayor de 42 kilómetros y un eje menor de 12 que atrapará a miles de animales que necesitan migrar a zonas próximas, que vienen a alimentarse o que huyen de depredadores humanos y animales.

Por si fuera poco, también existe el temor de que el proyecto afecte a las especies que se encuentran en peligro de extinción o en proceso de consolidación como el visón europeo, águila perdicera, burro, el lobo, la jineta, la ardilla o nutria entre otras. De igual manera, los esfuerzos para la recuperación de especies a punto de desaparecer como el lobo, jabalí, raposo o corzo -hace 25 años era casi imposible verlos por estos parajes- resultarían inútiles con la construcción de un ‘islote’ medioambiental en un territorio en el que «ahora están perfectamente adaptados».

Al margen de los devastadores efectos de esta alternativa para el ecosistema, hay que tener en cuenta los daños que sufrirá la fauna y la flora del Espacio Natural de los Montes Obarenes, la Sierra de Oña o el páramo de Poza de la Sal, entre otros, debido a la prohibición de acceder a la zona para la alimentación, cría, seguridad en la huida al «cortar La Bureba por la mitad». Por este motivo, la asociación reitera que «la mayoría de las especies animales transitan u ocupan este espacio de transición, entre una zona de montes carrascosos y/o matorral y una zona cerealista como es La Bureba», por lo que una barrera física les afectaría gravemente.

Otro factor de riesgo que Bureba es Futuro pone sobre la mesa es la «división y destrozo de tierras en una zona eminentemente cerealista como esta, y de cuyo medio viven los habitantes» de la comarca. El problema, a su juicio, no solo se extendería a los agricultores, sino que alcanzaría a la totalidad de los vecinos residentes por el «perjuicio económico» a los municipios afectados por el AVE y el «grave efecto negativo sobre la caza de especies afectadas por el impacto medioambiental».

También se vería directamente afectado el turismo de interior vinculado al patrimonio natural en una de las zonas donde más posibilidades tiene gracias a la labor profesional del desaparecido naturalista pozano Félix Rodríguez de la Fuente. El mejor ejemplo se localiza en La Cueva del Moro, donde se encuentra una inscripción con la fecha y firma de Félix, ya que la cerca metálica de la traza del AVE se situaría a tan solo 200 metros de distancia.

La postura de la asociación cuenta con el apoyo de la mayoría de los vecinos de los municipios que podrían quedar -literalmente en algunos casos- partidos en dos por una franja de decenas de metros con cierres metálicos. Asimismo, muchas fincas de la zona quedarían absolutamente inutilizadas debido a dicha división, por lo que resultará imposible cultivar porque las labores de preparación del terreno y de cosecha se antojarán físicamente imposibles por culpa del cerramiento.

De igual manera, pese a que el impacto en vías pecuarias se considera ‘nulo’ en el estudio de Fomento, la Alternativa Oeste amenaza con el corte y desaparición de numerosos caminos. Por lo tanto, para acceder a las fincas deberían construirse nuevas vías a partir de los pasos habilitados en la traza.

Obviamente, el proyecto también afectaría al aprovechamiento cinegético de los cotos. No solo porque acabarán troceados, sino por el riesgo de que desaparezcan las piezas de caza. De ser así, los ayuntamientos afectados -y por ende los servicios públicos- perderán una de sus principales fuentes de ingresos.

Tampoco se olvidan los vecinos de la siempre temida despoblación, que amenaza con extenderse debido a que los cascos urbanos se sitúan a menos de 300 metros de una vía con niveles de ruido «severo», tal y como recoge el estudio oficial. El mejor ejemplo de esta situación se ubica en Rojas de Bureba, donde la vía férrea se encuentra físicamente pegada a la tapia del camposanto y a menos de 200 metros de la última casa habitada. Además, se llevará por delante un transitado camino agrícola que presta servicio acuífero a los agricultores de la zona. En tal caso, resultaría necesario localizar un paso habilitado en la traza para poder acceder al depósito, dado que se asentaría al otro lado del cerramiento ferroviario.

Todos estos perjuicios comprobados a simple vista son asumibles para el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, defensor de la Alternativa Oeste por los costes «sensiblemente menores a los que se habían barajado con anterioridad». En concreto, el ahorro estimado rondaría los 177 millones dentro de un proyecto que supondrá un desembolso de entre 1.185 y 2000 millones de euros.

Al tratarse de una línea de alta velocidad, ambas alternativas permitirán alcanzar una velocidad de 350 kilómetros por hora, con lo que el factor tiempo de viaje resultaría indiferente si se optara por una u otra. En definitiva, lo único que prima en la elección del nuevo trazado obedece exclusivamente al factor económico. No obstante, los 12 municipios asociados en la plataforma Bureba es Futuro siguen en pie de guerra con el fin de evitar los daños colaterales que sufrirán las principales bases económicas de la comarca.

Dos campañas y más de 6.400 firmas dicen ‘no’ al trazado

La movilización contra la Alternativa Oeste del AVE también está presente en las redes sociales. Nada más conocer los planes de Fomento «a finales de enero», la asociación Poza Verde planteó su rechazo al proyecto a través de una carta a la Subdelegación delGobierno. Al mismo tiempo, sus integrantes recurrieron a la plataforma Change.org con el objetivo de «dar a conocer el problema y hacer oposición». La encargada de promover la campaña, Alba García, recuerda que publicaron la petición «sin saber que días antes se había lanzado otra». Se refiere a la de Bureba es Futuro, que al cierre de esta edición ya contaba con 5.449 firmas de apoyo.

Al tratarse de una causa común, no existen rivalidades entre ambos colectivos. Todo lo contrario. De hecho, García reconoce que la plataforma burebana «es la que puede realizar más actuaciones y movilizar a más personas para luchar contra este grave problema». Lo importante es sumar, y en este sentido Poza Verde ha logrado sobrepasar las 1.500 firmas. A fin de cuentas, «cuantas más campañas mejor», ya que «podemos llegar a todos los oídos posibles y aumentar la conciencia social», detalla.

Aparte de las peticiones en sí y la buena aceptación de la iniciativa, la joven pozana destaca los «comentarios críticos» de los usuarios que avalan la protesta contra la alternativa de Fomento. No solo por la presión que ejercen a través de la red, sino también por la posibilidad de incorporar nuevos planteamientos en contra del polémico trazado.

De momento, ambas organizaciones esperan una respuesta ministerial antes de plantearse «otras formas de movilización». Lo importante, subraya García, es que se ha logrado «poner en conocimiento» de la opinión pública las consecuencias del trazado sobre el medio ambiente y los pueblos por los que transitará la línea de alta velocidad.
lucha medioambiental

La del AVE no es la primera lucha de Poza Verde con las administraciones. Su razón de ser, tal y como explica García, es la «defensa ante cualquier agresión medioambiental que afecte a nuestra zona». De hecho, la asociación nació en el año 95 al amparo del cementerio nuclear que se pretendía instalar en la villa salinera. De igual manera, el colectivo se opuso firmemente a la «destrucción del diapiro», buque insignia de un municipio que presume de su entorno natural y la biodiversidad existente en sus proximidades.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria