Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Cubo de Bureba rinde homenaje a la guía canina que localizó a la menor de Villagalijo

340 personas celebraron ayer la primera Fiesta de la Matanza siguiendo las técnicas tradicionales

G.G. / D.S.M. / Cubo / Burgos
19/03/2017

 

«Lo sabía todo el pueblo menos yo». No imaginaba Judith Rasines -la guía canina de UCAS de Arrate que el pasado domingo localizó junto a la Guardia Civil a Janire Marín después de que desapareciese de su casa en Villagalijo- que sus vecinos de Cubo de Bureba estaban «compinchados» para rendirle un pequeño pero intenso homenaje que le dejó sin habla. Ocurrió ayer durante la primera Fiesta de la Matanza, que congregó a 340 personas que asistieron en directo a la lectura de una carta escrita por la tía de la niña para agradecer a Rasines su trabajo en el dispositivo de búsqueda.

La «sorpresa» fue idea de su marido y jefe de la unidad, Valeriano de la Calle, y de la concejala María Jesús Mateo. «Estamos muy orgullosos de que vivan aquí», manifestaba la edil en alusión a un matrimonio que lo deja todo -inclusive su boda- cuando les reclaman para buscar a una persona desaparecida.

Al margen de este reconocimiento, Cubo revivió ayer la tradicional matanza del cerdo, antaño uno de los actos sociales más importantes de las villas burebanas. La recuperación de este evento cosechó un gran éxito, hasta el punto de que fue necesario habilitar una carpa supletoria en la zona prevista para la comida ante la imposibilidad de dar cabida a todos los asistentes.

La fiesta salió a pedir de boca gracias a la «implicación de los jóvenes», que según Mateo trabajaron de forma muy activa durante toda la jornada. La matanza comenzó con la llegada del cerdo y su destace, un trabajo clave para garantizar su aprovechamiento.

Al igual que en épocas pasadas, el despiece y preparación de los productos derivados se llevó a cabo en colaboración vecinal. Especial interés despertó la elaboración de morcillas, con técnicas e instrumentos tradicionales.

Mientras tanto, un concurrido grupo de personas se empleaba a fondo en el asado de las partes seleccionadas tras el despiece que dieron lugar al almuerzo.

El abandono de los pueblos y de las costumbres agroganaderas diarias están convirtiendo la matanza doméstica en un acto cada vez más nostálgico. Según la Consejería de Sanidad, encargada de velar por la seguridad alimentaria de los alimentos derivados de las matanzas, esta práctica tan típica del medio rural ha registrado un descenso del 72% durante la última década.

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria