Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

BUREBA

Los daños en la calzada romana ponen en riesgo su conservación

La meteorología y la invasión de zonas de desagüe pluvial han perjudicado a la antigua ruta

GERARDO GONZÁLEZ
09/01/2016

 

La calzada romana que unía las localidades de Briviesca y Cerezo de Río Tirón presenta especialmente en su tramo burebano varios puntos donde ‘desaparece’ convirtiéndose en apenas un mal camino agrícola. Situación generada por la suma de varios factores, como han sido los efectos de la meteorología en los últimos años así como su uso por vehículos agrícolas y trabajos en las márgenes de la milenaria calzada.

Según los agricultores que laborean en la zona, es frecuente que «en la época de cosecha los peines tiren las señales aunque procuramos colocarlas de nuevo».

No obstante, si indican que en determinados lugares «se han metido tanto que han acabado con las cunetas, y esto nos perjudica a todos al dejar que el agua estropee los caminos y en algunos casos que se inunden las fincas de en frente».

De hecho, se ha constatado que los agricultores han realizado en algunos puntos actuaciones de reparación de la calzada ya que los daños sufridos hacían muy peligrosa su uso por vehículos agrícolas.

Dado que tras su señalización y adecuación no se han realizado actuaciones tendentes a mantener la calzada en estado óptimo, los daños se están acumulando hasta un nivel preocupante.

Las causas de la posible desaparición de esta vía de comunicación con más de dos mil años de historia no son sólo achacable a la meteorología o al uso agrícola, sino que también ha contribuido la total ausencia de sensibilidad por parte del Ministerio de Fomento sobre este bien histórico en la obra de la variante de Briviesca en la N-I.

Literalmente cortaron el paso a la entrada de la misma desde la capital burebana con guardarraíles que impiden el paso a los caminantes, pese a estar señalizada de forma visible.

Un dato especialmente llamativo lo constituye el hecho de que en el tramo más alejado del término municipal briviescano la calzada presenta un óptimo estado de conservación, aunque también es utilizado por los vehículos agrícolas, pudiéndose acceder sin problemas desde varias localidades.

Gruesa capa de grijo

La diferencia entre ambas situaciones la marca la existencia en estos últimos de la gruesa capa de grijo -cantos rodados de pequeños tamaño extraídos del Tirón por los romanos-, que ralentiza el deterioro de la calzada.

Este grijo prácticamente ha desaparecido en los tramos briviescanos a excepción de los que han sido objeto de mejoras en los caminos rurales por parte de los agricultores.

Los comprobados efectos positivos de la aplicación de esta capa de piedras, tanto en la conservación de la calzada como en el propio tránsito de los tractores, indican que una acción en ese sentido podría salvaguardar los tramos actualmente dañados. Al tiempo remarcaría la presencia de la calzada imperial, lo que evitaría invasiones de la misma por desmontes del terreno aledaño.

El proyecto de puesta en valor de la calzada romana que une las localidades de Briviesca y Cerezo de Río Tirón mediante una correcta señalización fue promovido por el grupo de acción local Adeco Bureba en el año 2008. Esto permitió que tanto Briviesca como Cerezo añadieran un importante activo turístico que redundara en beneficio del amplio patrimonio histórico y cultural de ambas localidades.

La importancia de este patrimonio histórico llevó al compromiso del grupo de acción local en la puesta en valor de la más antigua vía de comunicación que se conserva en la comarca, con el objetivo de convertirla en una ruta turística de interés para caminantes y cicloturistas.

El coste final de esta actuación ascendió a 125.944 euros, además de haber estado trabajando sobre la vía -en los 14 kilómetros de la misma-, durante todo un año e incluyéndose la construcción de un puente en el río Bañuelos, ya que actualmente sólo se conservan restos de los sillares del original.

En esta señalización se recuperó la antigua medida romana de la milla emplazándose miliarios en todo el recorrido para señalizar las distancias así como paneles explicativos y estacas de balizamiento para los que la recorren.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria