Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Descubren 120 metros más en el Pozo Azul sin lograr desentrañar el misterio

La campaña acabó ayer tras retirar el material usado por los tres exploradores que entraron el día 19 / Tras avanzar 120 metros y profundizar otros 40, hallaron una nueva galería «inmensa»

M. M.
04/09/2017

 

«Sigue siendo un reto extraordinario, ya que con lo descubierto la próxima entrada se ha convertido en una empresa muy difícil». Con estas palabras resumía la última campaña llevada a cabo en el Pozo Azul el leonés Pedro González, uno de los 12 miembros del equipo de espeleobuceadores que hasta ayer -y desde el día 19-, han seguido investigando las entrañas subterráneas del conocido enclave natural ubicado en el entorno de Covanera.

Detalla que en esta nueva campaña se ha logrado avanzar unos 120 metros más y profundizar otros 40, «llegando a una nueva gruta inmensa en la que, como nos relató René cuando salió, la luz del casco no llegaba al otro lado, con lo que se abre una nueva incógnita sobre qué habrá más allá de los 14 kilómetros que ya conocemos», comentaba González. «Y que hace más difícil marcar la punta de exploración desde la que iniciar futuras campañas», confiesa el explorador, incapaz de concretar qué se esconde detrás.

René (Houben) -explica- es uno de los tres miembros del equipo de punta que entraron la pasada semana encabezando la campaña de este año, junto al sueco Pedro Balordi y Jason Mallison. Aunque solamente los dos primeros lograron completar la campaña, después de que un problema en el equipo obligara a Mallison a salir antes.

Éste último alma mater del proyecto de investigación que ha dado al Pozo Azul el apelativo del ‘Everest del espeleobuceo mundial’. «Ya que fue quien retomó en 2001 las exploraciones realizadas en el lugar en los años 60, lo que nos picó la curiosidad a muchos otros que comenzamos así a venir aquí por él», recalca González, «siendo él también quien llegó en 2015, en solitario, hasta el último punto conocido donde se ha retomado el trabajo».

Una verdadera hazaña

Campaña que ha sido «una verdadera hazaña», ya que para llegar hasta dicho punto de exploración -detalla el leonés-, hay que pasar largos sifones (galerías inundadas), entre las que hay por ejemplo una de 5 kilómetros de longitud y con una bajada de hasta 70 metros de profundidad; y otra de 3 kilómetros de largo en la que se baja hasta 40 metros de profundidad.

«Para después de todo ello, ver cómo el pozo cambia su fisonomía y se abre a galerías aéreas en las que no se bucea sino que se camina, muy estrechas y ascendentes con rocas muy afiladas, por las que hay que meter, ubicar y sacar equipos a veces muy pesados», relata.

Trío de expertos a los que apoyó antes, durante y después de la inmersión un equipo internacional formado por personas de varios países, entre los que está González. «Nosotros nos sumamos a ellos ocupándonos del equipamiento y la logística». Trabajos que en esta ocasión se multiplicaron por tres, ya que si bien ser tres suponía mayor seguridad a la hora de ayudarse unos a otros, también ha supuesto triplicar el material y el trabajo previo y posterior.

Labores que comenzaron con los preparativos el día 19 para la entrada de los tres hombres el sábado pasado, y que acabaron ayer domingo tras la salida el día anterior de Houben y Balordi, y la recogida del material una vez que estuvieron fuera a salvo. Ardua e inevitable tarea posterior al aumentar mucho el caudal subterráneo del pozo en invierno, «lo que nos obliga a retirar todo lo que hemos introducido, ya que de quedarse dentro acabaría expulsado al exterior y dañado».

Sin embargo, y a pesar de ser el Pozo Azul un enclave de referencia mundial, González se resigna a que estos trabajos sigan siendo para todos ellos una bonita afición, ya que ni siquiera el impulsor de los mismos, Jason Mallison, «vive de ello, todos nosotros tenemos nuestros trabajos que compaginamos con nuestra verdadera pasión, que es la espeleología», comenta. «Y para cuya realización apenas cuentan con ayuda a pesar del alto coste del material que se usa y de haber logrado con estas campañas dar a conocer la provincia en todo el mundo.

Afición la espeleología, «que en el caso del Pozo Azul tiene además el aliciente añadido del buceo, que lo hace único en toda España pero muy complicado,», confiesa. «Por ello nos quitamos el ranchillo acudiendo a otros lugares como las cuevas del Agua o del Barbancho en Orbaneja del Castillo, al ser esta provincia muy rica en estos espacios».

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria