Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Fallece un matrimonio por intoxicación en Villafruela

Inhalaron un fitosanitario con fosfuro de aluminio que se había utilizado para fumigar una vivienda cercana / El Ayuntamiento decreta dos días de luto

DIEGO SANTAMARÍA DIEGO SANTAMARÍA
17/05/2017

 

«Estamos hechos polvo». Con estas palabras resumía ayer Alberto Álvaro, alcalde de Villafruela, el sentir de todos los vecinos por el trágico fallecimiento de José Luis Maté y María del Carmen Perdiguero. Un matrimonio muy querido en la localidad y conocido «de toda la vida» que ha perdido la vida después de inhalar, sin percatarse de ello, un producto fitosanitario que se había empleado días antes para fumigar una vivienda cercana.

El primero en confirmar el motivo de la intoxicación fue el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, durante el encuentro que el Colegio de Médicos de Castilla y León que se celebró ayer en Valladolid. Posteriormente, fuentes de la Consejería de Sanidad de la Junta constataron a este periódico que el ingrediente letal de este producto pudiera ser el fosfuro de aluminio, letal si se ingiere en grandes cantidades.

En principio, todo parece indicar que los gases procedentes del fitosanitario se filtraron por los conductos de ventilación de las bodegas subterráneas que poseen las viviendas de esa zona. No obstante, los técnicos del Servicio Territorial de Sanidad de Burgos se desplazaron al pueblo para realizar una investigación exhaustiva de lo sucedido. La pareja ya había manifestado malestar físico durante el fin de semana, aunque en ningún caso podían imaginar de qué se trataba. Aún con todo, decidieron desplazarse el lunes al centro de salud de Lerma para tratar de dilucidar las causas de sus vómitos continuos, aunque fue imposible determinar en ese momento que hubiesen ingerido el producto antipolillas que finalmente acabó con sus vidas.

El matrimonio regresó a su domicilio, situado en la calle de la Escuadra, sin imaginar que habían sufrido una intoxicación de un biocida. Según fuentes del Servicio de Emergencias del 112, a las 8 de la mañana se recibió el aviso de que un hombre había fallecido por causas desconocidas. Murió cuando dormía mientras su mujer, que manifestaba los mismos síntomas, fue trasladada al Hospital Universitario de Burgos (HUBU), pero nada su pudo hacer por salvar su vida.

Aparte de los técnicos de Sanidad, agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil también se personaron en la localidad con el objetivo de determinar si se habían cumplido las medidas de seguridad que se deben establecer en este tipo de fumigaciones. Dado el conducto de salida de los gases y su entrada en el domicilio del matrimonio, las primeras hipótesis apuntaban a que sí se cumplieron los protocolos básicos, aunque no se tuvo en cuenta la posibilidad de que pudiesen propagarse a través de la rejilla de ventilación y mucho menos llegar hasta una vivienda que se encuentra a una distancia aproximada de unos 60 metros.

Tras tener constancia de lo sucedido, el Ayuntamiento decretó dos días de luto por la trágica pérdida de dos vecinos a los que conocía «de toda la vida». El alcalde se acercó hasta las proximidades de la vivienda para interesarse por la investigación conjunta de Sanidad y de la Benemérita. Después, dada la posibilidad de haber permanecido en contacto con el producto fitosanitario que causó la intoxicación, se desplazó hasta el hospital para verificar que no había entrado en contacto con los gases pese a reconocer que se encontraba en buen estado y que en principio no presentaba síntoma alguno.

El primer edil manifestaba su consternación, extensible al resto del pueblo, a la hora de hablar del matrimonio. José Luis, de 56 años y oriundo de Villafruela, se dedicaba a la agricultura y era muy querido entre sus vecinos. Lo mismo se podía decir de su mujer, procedente de Huerta de Rey pero plenamente integrada en la localidad desde hace años cuando fijó allí su residencia para convivir con su marido.

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria