Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

COVARRUBIAS

La Fiesta de la Matanza atrae a cientos de ‘hambrientos’

Es ya la 29 edición, en la que se repartieron casi 400 kilos de productos porcinos y 170 litros de vino de Arlanza

M. M.
21/01/2018

 

Casi no habían comenzado a echar humo las brasas en la plaza de Doña Urraca, cuando grupos de visitantes comenzaban ya a pasearse por las calles de Covarrubias. Y es que ayer la cita en la villa rachela era con una de las tradiciones más asentadas en el frío mundo rural burgalés como es la matanza, y a la vez, la excusa perfecta para conocer la localidad.

Así, fueron cerca de un millar los visitantes que ayer se acercaron a disfrutar de alguno de los cientos de pinchos de productos del cerdo, en que se convirtieron los casi 400 kilos de morcilla, panceta, morro o chorizo que se repartieron durante la XXIX edición de la Fiesta de la Matanza de Covarrubias, repitiendo así las cifras alcanzadas en los últimos años. «Nos basamos en las cazuelitas que se venden con el pincho, y que a un precio de 3,50 euros sirven posteriormente para cubrir algunos de los gastos de la organización», explica el alcalde de la localidad, Óscar Izcara.

Añade que, sin embargo, serían muchos más los que ayer se pasearon por Covarrubias, pues otros prefieren degustar estos productos en los establecimientos locales. «Y es que, como aportación a la fiesta y propuesta complementaria a ésta, desde hace 8 años los bares y restaurantes locales realizan la Feria de Tapas del cerdo utilizando estos productos, lo que ha dado lugar algunos años a chupitos de olla podrida o bolitas de morcilla, entre otras originales tapas».

Izcara explica que años atrás comenzó siendo una propuesta a concurso, «pero los establecimientos nos confesaron que les suponía mucho lío elaborar la tapa para el jurado y sacarla al público a la par que el servicio habitual, así que dejamos aparte el concurso y ellos elaboran así lo que consideran», comenta. Agradece así a los establecimientos su apoyo, al que se suma la labor de los voluntarios y de las diferentes asociaciones, que dan lugar a que a la fiesta se sumen otras propuestas como es ambientación musical, o la posibilidad de visitar la Colegiata y de lograr información sobre el entorno, «pues la Oficina de Turismo está cada día abierta».

Explica que la feria recogió el testigo de la original celebración de la matanza cada invierno en la localidad, siendo el Centro municipal de Iniciativas Turísticas (CIT) el que en 1989 la trasladó del domingo al sábado, y le dio continuidad y formato de evento abierto al público.

Izcara detalla que se decidió entonces involucrar a todo el entorno -como fueron los viticultores de la zona, los artesanos, los bares y a restaurantes-, «a la par que mejorar algunas cuestiones». Entre ellas, ofertar vino de la DO Arlanza como acompañamiento de los pinchos, «a la vez que se sustituyeron los platos y vasos de plástico por una jarrita y cazuelilla de barro ambas». El logro fue así triple: la reducción de los kilos de desperdicios generados y con ello los posteriores trabajos de limpieza, «invitando a los visitantes a quedarse y seguir disfrutando de la villa ya limpia»; la posibilidad de que los visitantes coman, beban y se lleven un recuerdo de la localidad, y finalmente, pequeños ingresos para costear la celebración.

La villa rachela cerró el pasado año con más de 65.000 visitas y un centenar de actos

La Feria de la Matanza es uno de los muchos actos que a lo largo de los años se han consolidado, convirtiéndose en citas provinciales de referencia como prueba la celebración ayer de su vigésimo-novena edición. Eventos a los que la localidad rachela suma un amplio abanico de propuestas que se extienden a lo largo de los doce meses, «ya que lo que queríamos no sólo era seguir con aquellas citas de siempre sino realizar muchas más que mantuvieran vivo el pueblo no sólo en verano», explicaba ayer el alcalde, Óscar Izcara.

El resultado no puede ser más satisfactorio, confiesa, «tras haber cerrado el pasado año 2017 con más de 65.000 visitantes y que suponen unos 10.000 más que los que tuvimos en 2016», concreta el edil. Cifras a las que, comenta, «tendríamos que añadir bastantes más, ya que la referencia la logramos tras reunir los registros de visitas existente tanto en la Colegiata como en el CIT (Centro de Iniciativas Turísticas), «el cual hace mucho tiempo que decidimos mantener abierto todos los días», argumenta.

Y es que como detalla Izcara, Covarrubias recibe visitas durante todo el año, siendo desde Semana Santa cuando comienza la mayor afluencia de éstos, «dando lugar en verano a que la población de apenas 420 habitantes que tenemos en invierno se multiplique por cuatro con facilidad», afirma.

De ahí que los responsables municipales y del CIT decidieran profundizar en los reclamos con que cuenta la villa y ver cómo potenciarlos, e incluso dar pie a nuevas iniciativas. El resultado, contar en la actualidad con un plantel de eventos de todo tipo y para todos los públicos que se extiende a lo largo de todo el año, lo que dio lugar a que la villa celebrase el pasado año, más de cien actividades y eventos.

Calendario que como explica el edil, «comienza en enero con la matanza, sigue en febrero con el canicross, en marzo y abril las citas religiosas vinculadas a la Semana Santa, en mayo la concentración motera o el descenso en canoa del Arlanza y la feria del vino, en junio la feria de artesanía...», enumera Izcara. «A las que se suman después la feria de la cereza, el ciclo de Notas de Noruega y muchas otras propuestas con las que nos acercanos a la música, el teatro o la tradición».

Lista de actos e iniciativas en los que el alcalde agradece la implicación de las muchas asociaciones de la villa que gestiona, a las que el Consistorio rachel suma su trabajo constante por la mejora de los servicios y dotaciones en la villa, siendo una de las que ya está sobre la mesa, la mejora de la señalización de monumentos y puntos de interés, o la construcción de un aparcamiento para autobuses.

«Porque de nada sirve, por ejemplo, invitar al público a una feria de artesanía o un concierto musical si luego quienes vienen se vuelven locos para aparcar el vehículo».

 

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria