Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA A MÍRIAM TIRADO / Periodista y consultora de crianza infantil

«La rabieta es normal, esperable e incluso deseable para el desarrollo»

Acompaña a padres y madres con un mar de dudas de forma presencial o a través de las redes sociales. Aparcó la locución de «malas» noticias para hablar de educación y sensibilidad desde la «raíz». Hoy visita Miranda para abordar la gestión de las emociones y compartir experiencias.

DIEGO SANTAMARÍA DIEGO SANTAMARÍA
08/11/2018

 

Pregunta.- Fue su madre quien le metió de lleno en el mundo de la crianza. ¿Cuándo tuvo claro que ese era su camino?

Respuesta.- Trabajaba en la radio, en informativos, hablando de economía, política... Básicamente locutando mucho en un canal de 24 horas de noticias. Me di cuenta de que muchas de las noticias eran malas y pensaba: «¿Esto cómo puede cambiar?» Creo que solo se puede cambiar desde la educación, desde la raíz, desde los niños. Y como mi madre se dedicaba a esto, a los 20 años empecé a devorar libros de crianza y de maternidad. Pero el cambio radical llega cuando nace mi primera hija. Entonces me doy cuenta de que quiero comunicar cosas y que no quiero hablar más de política o economía. Quería hablar de niños y de cómo ayudar a los padres para que el tiempo con sus hijos sea lo más plácido y feliz posible. Que no lo vivan como un drama o con preocupaciones, sino desde otra mirada.

P.- ¿A qué edad se debe empezar a trabajar la gestión de las emociones?

R.- Desde ya, incluso aunque no tengas hijos. El mero hecho de ser persona te da una emocionalidad, y cuanto mejor la lleves mejor vivirás. Lo que voy a contar en Miranda sirve tanto si se tienen hijos como si no. Aunque no tengamos hijos, emocionalmente estamos interactuando con otras personas.

Si se es madre, desde la propia gestación ya hay que tener una perspectiva emocional porque cuando estamos embarazadas somos un volcán de emociones. Luego nace el bebé y es también todo emoción porque no tiene lenguaje, no puede expresarse de otra forma que no sea con el llanto y hay que saber interpretar los estados que atraviesa. Desde el momento que nacemos esto no para.

P.- ¿Por qué se especializó en menores de entre 0 y 6 años?

R.- Porque es la etapa más importante de la vida. Es la etapa en la que dependiendo de lo que tengamos, de lo que vivamos y de cómo lo experimentemos tendremos un edificio con unos cimientos más o menos sólidos. En esa parte de la vida, de 0 a 6 o de 0 a 7 en función de la madurez, es cuando se forma la personalidad y muchas otras cosas muy importantes que nos van a afectar en la vida adulta. Entonces, cómo lo hagan y cómo acompañen los padres a sus hijos en esta etapa primaria donde hay tanta vulnerabilidad y tanta dependencia será vital para las edades futuras.

P.- ¿Cuáles son los principales temores de los padres primerizos?

R.- Muchas veces hay como prisa. Estamos muy acostumbrados al ‘lo quiero ya’. «Quiero que mi hijo deje de hacer eso ya y que lo comprenda todo ya». Pero si hay una palabra importante en crianza esa es espera. Todo tiene sus tempos. Los niños no van a la velocidad del mundo, van a otro ritmo y hay que saber esperar, darles tiempo para madurar y crecer. Educar es algo cansado, significa decir ciertas cosas muchas veces a tu hijo. A lo mejor le dices una cosa que no está preparado para entender. Se necesita tiempo, paciencia y madurez. Es como si tuviéramos mucha prisa por que vayan quemando etapas. Luego, cuando los padres tienen el segundo o el tercer hijo, como saben que esas etapas se terminan y que todo va muy rápido, ya no tienen prisa.

Los primerizos también tienen muchos miedos por todas las creencias que nos han metido durante siglos. «¿Y si me equivoco?, ¿y si le traumatizo?, ¿y si me está tomando el pelo y luego no sabemos qué hacer con él?». Ese tipo de miedos se deben a la inexperiencia y también por falta de información. Además, con un primer hijo somos muchísimo más influenciables por nuestro entorno. Si el entorno nos acompaña, nos sostiene, nos entiende y nos apoya muy bien; pero si nos machaca se pasa mal.

P.- ¿Cómo se gestiona una rabieta?

R.- Lo primero que hay que saber es que las rabietas son normales. Es una fase de la primera infancia. Especialmente de 2 a 4 años, aunque hay niños que empiezan a los 18 meses y otros que a los 4 y medio todavía tienen alguna. Es algo normal, esperable e incluso yo diría que deseable para el desarrollo. ¿Cómo hay que actuar? Cuando tú sabes que algo es normal y que tu hijo no se ha vuelto loco te tranquilizas. Hay que entender que nuestros hijos, a estas edades, no tienen lenguaje emocional para expresarnos de forma asertiva las cosas que les pasan. A veces exigimos al niño que nos cuente las cosas de una manera que ni siquiera los adultos somos capaces de explicar. El niño a veces se colapsa porque hay una necesidad básica que no está satisfecha. Puede ser hambre, sueño, cansancio, necesidades de juego libre pero no se les ha permitido jugar... También puede ser porque nos han echado de menos, ya que pasar muchas horas con los adultos de referencia es una necesidad básica.

Si somos capaces de entender todo esto, cuando tenga la rabieta podremos pensar cuál es la necesidad básica que se nos está escapando, qué es lo que nos está intentando decir. También hay que intentar no perder nunca los papeles, porque si lo haces le estás diciendo a tu hijo que, ante momentos de tensión o conflicto, la forma en que se resuelven siempre es perdiendo los papeles. Por lo tanto, de alguna forma inconsciente le estamos transmitiendo que ante un momento así, durante una rabieta, tiene que perder los papeles. No podemos confundir la emoción con el comportamiento. Hay que poner límite al comportamiento, no a la emoción. Se puede decir: «No voy a dejar que me pegues, pero puedes pegar al cojín si necesitas sacar esa rabia que tienes».

P.- Castigos. ¿Sí, no o depende?

R.- Desde mi punto de vista no. Lo que hay en la vida, para todos, son consecuencias naturales de las decisiones que tomamos. Creo que a los niños les enseñan más las consecuencias naturales. Si tu hijo no se quiere acostar y le dices 1.000 veces que si tarda tanto -en lavarse los dientes, etcétera- no va a quedar tiempo para leerle un cuento... Es una consecuencia natural. Ha llegado la hora y tiene que acostarse. Le has avisado, por lo que no es un castigo.

Castigar no tiene nada que ver con lo que ha sucedido. «Como te has portado mal, el sábado no vas a la fiesta de cumpleaños de Paula». ¿Qué le enseña en realidad? Yo quiero que abandone determinados comportamientos. No por miedo a que le corte las alas con cosas que le encantan, sino por una cuestión de respeto y de empatía. Requiere más trabajo para los padres educar con el ejemplo y hay que tener más paciencia, más mano izquierda y más recursos. Con el castigo, al final un día tu hijo ya no tiene miedo. ¿Entonces qué hacemos?

A las 6 de la tarde en el Raimundo Porres

«Si alguna carencia tenemos en este mundo es la emocional». Ni siquiera en los colegios se aborda en profundidad esta necesidad básica. De lo contrario, «otro gallo cantaría», sostiene Tirado, encargada de aportar una serie de claves elementales de gestión de emociones con niños y niñas. La cita tendrá lugar esta tarde, a partir de las 18 horas, en el salón de actos del centro civil Raimundo Porres de Miranda de Ebro.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria