Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

RIBERA

La menor del ‘Caso Arandina’ ha denunciado acoso social

La puerta de su casa ha aparecido marcada con insultos dirigidos a la adolescente

LORETO VELÁZQUEZ
06/02/2018

 

Casi dos meses después de haber presentado la denuncia contra tres jugadores (que entonces competían en la Arandina Club de Fútbol) por un presunto delito de agresión sexual, la familia de la menor de edad ha vuelto a acudir a la Justicia. Esta vez para denunciar el acoso social al que al parecer está sometida. Su situación cobra forma en dos denuncias, una por acoso que afecta a varias niñas de su clase que la insultaron en la calle cuando paseaba con su padre y sus hermanas (el 12 de enero), y otra por vandalismo que hace referencia a una inscripción que apareció el 30 de enero, en la misma puerta del domicilio de la menor, en la que se insulta a la joven y se pone sus iniciales. «La primera está en la Fiscalía de Menores y la segunda entiendo que se analizará en el juzgado de instrucción que corresponda», explica a este periódico el abogado de la acusación, Fernando García Puertas.

Mientras que las compañeras que la insultaron en la calle ya han sido identificadas y sus nombres figuran en la Fiscalía de Menores, la acusación va a solicitar al Ayuntamiento de Aranda de Duero, que facilite las grabaciones del entorno de la vivienda con el fin de identificar al autor o autores del acto vandálico. «Estoy convencido de que esto no es solo una cuestión de una persona, más bien de un grupo», sospecha indignado porque parece que «todo vale».

Según relata, la menor -que se encuentra presionada y en tratamiento psicológico-, estudia desde casa para evitar el ambiente escolar.

A la espera de que la juez continúe con la instrucción, la acusación tiene la intención de solicitar una nueva comparecencia de los jugadores implicados para que aclaren, entre otras cuestiones, por qué no dijeron antes que en el día de autos había un cuarto jugador en el piso, que les podía dar una coartada. «Que la niña no lo dijese puede deberse al estrés postraumático pero en el caso de los deportistas no se entiende y despierta muchas preguntas», asegura al aclarar que los presuntos hechos se produjeron en los 15 minutos en los que el joven permaneció encerrado en una habitación.

Además, niega que la menor saludase a los jugadores justo después de los hechos cuando ellos bajaron al bar, como dijo el testigo presencial. «Todavía queda mucha instrucción por delante», advierte a sabiendas de que una vez declarada ‘causa compleja’, la investigación puede prolongarse 18 meses.

«Para empezar el próximo día 9 está prevista una pericial psicológica de la menor pero queda mucho», adelanta.

División

Lo cierto es que desde que salió a la luz este caso, el 11 de diciembre de 2017, la división en la sociedad arandina es evidente entre los que exigen proteger a la menor y creen su versión y los que defienden la inocencia de los jugadores. De hecho, se protagonizaron varias manifestaciones en uno y otro sentido. Para la Fundación Clara Campoamor, que se ha personado en la causa como acusación popular, la división social no ayuda en nada a la víctima.

Así lo manifestaban la trabajadora social de la Fundación, Elena Sagaceta, y su compañera psicóloga, Vanesa Prada, a este periódico el pasado 22 de diciembre: «ante una agresión solo cabe una respuesta, el rechazo». En su opinión, la culpabilización de la víctima puede afectar además a otras mujeres que el día de mañana sufran una agresión y no se atrevan a denunciar por miedo a la condena social. «Si alguien se piensa que dar el paso de denunciar es fácil, es que conoce muy poco las agresiones de este tipo», zanjaban.

Hay que recordar que hace tan solo unos días, la juez que instruye el caso hizo un llamamiento al respecto cuando en su último auto, advirtió a las partes que no consentirá que se culpabilice a la víctima ni que se realicen «juicios morales sobre lo que son actitudes propias (o impropias) de una niña que ha sido presuntamente agredida sexualmente por tres hombres».

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria