Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Mil topónimos para conocer mil años de historia quintanara

Peña el Vaso, Peña el Mundo, Peñas Albas o el Paso del Olegario son algunos de los nombres del monte de Quintanar que ahora se estudian para hacer un mapa, crear rutas y escribir un libro

RAQUEL FERNÁNDEZ
14/04/2019

 

Recoger la historia de mil años de antigüedad del monte de la localidad de Quintanar de la Sierra, o lo que es lo mismo recuperar las huellas que han ido marcando los hombres y mujeres de estas tierras de la comarca de Pinares, es lo que se lleva haciendo desde hace más de un año para crear un libro inédito, donde se recogerá toda la toponimia de los bosques quintanaros, con el objetivo de que la historia no llegue a perderse en el olvido.

Es el importante reto de la Cabaña Real de Carreteros, que dirige la técnico de proyectos medioambientales Sara Antolín, contratada por el programa Jovesal para jóvenes titulados en situación de desempleo. A sus 25 años se ha convertido en una verdadera experta de la historia del bosque de su pueblo natal, consiguiendo recuperar mil nombres para conocer mil años de historia quintanara, desde los pobladores de Cuyacabras hasta nuestros días.

Actualmente, el objeto de estudio está centrado en el monte de ‘La Dehesa’ que cuenta con unas 6.000 hectáreas, y esos más de mil topónimos divididos en cinco cuarteles, donde cada uno se fija en el mapa mediante coordenadas GPS y se investiga su por qué. Con anterioridad a este estudio, se contrataron dos ingenieros de montes que comenzaron con la investigación del monte de Revenga, mapa y toponimia ya finalizados a día de hoy.

«Algunos topónimos hacen referencia a personas de Quintanar que vivieron y trabajaron en el monte y hay que investigar por ejemplo quién era el Sordo, el tío Zurraco… Otros, hablan de personas que realizaron un chozo, una tenada, un paso como por ejemplo el chozo del Mirla. También hay nombres que intentan describir un lugar: Peña el Vaso, Peña el Mundo, Peñas Albas… Y otros que tienen que ver con un hecho que allí sucedió, por ejemplo donde mataron las avispas a Olegario, conocido ahora como el Paso Olegario», explicaba Sara Antolín.

Para llevar a cabo esta investigación, que lleva desarrollándose desde hace más de un año entre la primera fase de Revenga y la de ahora de ‘La Dehesa’, ha sido necesaria la ayuda de expertos en el monte quintanaro, como el presidente de la propia Cabaña Real de Carreteros, Antonio Martín Chicote, quien se ha dedicado profesionalmente al monte como agente forestal y ha manejado esas señas para marcar los pinos. «Además de haber sido necesaria la ayuda de otros expertos del pueblo como Alejandro, los hermanos Ureta Campo, los hermanos Bartolomé y pastores como Saturio Periotén», añade Sara Antolín.

Los protagonistas de los nombres de este monte no han sido otros que los propios carreteros, hacheros, pastores, herreros, carboneros, pezgueros… Todos ellos son los que han ido marcando la historia del bosque que ahora se investiga, «dando lugar a topónimos que se pueden interpretar con facilidad y otros más complicados, como, por ejemplo, la Fuente de la Chinchinela de la que no tenemos información sobre a qué se puede referir ese topónimo», comenta la coordinadora del proyecto.

Un estudio largo y complejo, «ya que siempre aparecen nombres nuevos e investigaciones nuevas», y que además pretende extenderse al resto de los bosques de la comarca de Pinares, «queremos invitar a los municipios y pueblos de Pinares a investigar sus montes para comparar y buscar las similitudes», argumenta la técnico.

Con todo lo recogido se realizará un mapa, se señalizarán rutas y, por último y uno de los retos más importante, se creará un libro que dará continuación a la Guía del Ecomuseo ‘En Sierra Viva I’.

«Siempre será un libro inacabado, porque siempre habrá nuevas interpretaciones. Es difícil recoger la historia de mil años, en definitiva la huella del hombre en estas tierras, para lo cual son muy importantes los avances en arqueología que se están desarrollando en las necrópolis próximas, como el poblado de Cuyacabras que a nuestro parecer debería ser excavado», concluye Sara Antolín.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria