Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El primer católogo de hormigas incorpora 86 especies nuevas

Amonio David Cuesta Segura y Federico García localizan dos citas inéditas para la ciencia en la provincia / Hasta 2012, apenas se conocían 13 en Burgos

DIEGO SANTAMARÍA DIEGO SANTAMARÍA
16/07/2017

 

Mientras el común de los mortales no sabe distinguir una hormiga de otra, el doctor en Biología Amonio David Cuesta Segura es capaz de describir con precisión múltiples detalles de la especie en cuestión. Incluso es posible que después, tras las pertinentes comprobaciones, descubra una nueva cita para el territorio en cuestión. Tal es la pasión de este joven briviescano por la mirmecología que hace siete años se propuso, junto a su colega Federico García, desarrollar el primer catálogo de la provincia porque hasta entonces existía «un hueco enorme». Apenas 13 especies se habían citado por primera vez desde finales de los 60. Una cifra ridícula para Burgos si tenemos en cuenta su envidiable diversidad ambiental y su privilegiada posición biogeográfica, «atlántica y mediterránea».

Confiaban en ampliar con creces el inventario y vaya si lo han conseguido: 86 nuevas especies para la provincia, 34 de las cuales lo son también para Castilla y León. El catálogo incorpora además una cita nueva para la ciencia del género Temnothorax descubierta «en varias localidades» de Burgos cuya descripción correrá a cargo de Xavier Espadaler, «una de las personas que más sabe de hormigas en España». Sobre la otra especie -la número 100, no incluida en la lista por el momento-, Cuesta Segura precisa que es «parasitaria» y, en principio, «endémica de la península». Tras el hallazgo, el siguiente paso consistirá en realizar un análisis de ADN previa recogida de «muestras en alcohol absoluto».

Pero hay más. El exhaustivo trabajo del doctor briviescano y de García también incluye la primera cita para la península ibérica de la especie Lasius jensi, amén de confirmar la presencia de Bothriomyrmex corsicus. «Todo depende del esfuerzo de muestreo», subraya orgulloso de este «gran trabajo» a pesar de las «limitaciones» -sobre todo de disponibilidad para trabajar sobre el terreno-, aunque al mismo tiempo asegura que el catálogo seguirá actualizándose paulatinamente porque lo más probable es que la provincia pueda albergar «115 o 125 especies».

Empeño y casualidad

Durante los dos primeros años de muestreo completaron una primera lista con 50 nuevas especies y expusieron los resultados en el Congreso Ibérico de Mirmecología (Taxomara) de 2012. Precisamente, Cuesta Segura regresaba ayer de la duodécima edición de un encuentro que desde hace 12 años reúne a profesionales y aficionados al complejo universo de las hormigas.

Ni siquiera el cansancio acumulado de las tres jornadas, con salida al campo incluida, hace mella en su elocuencia a la hora de hablar de sus hallazgos. En estos siete años de trabajo, los dos investigadores han completado 25 salidas en 51 localidades de la provincia programadas en función de su tiempo libre. Aunque trataron de abordar todo el territorio, lo cierto es que Briviesca se convirtió en su «centro base» por motivos de proximidad, aunque hubo días en los que se marcaron viajes de más de 200 kilómetros. También jugaron con el factor clima en función de las características de cada especie. De igual manera, seleccionaron los métodos de captura más eficientes para cada zona. En Las Machorras, por ejemplo, recurrieron a las trampas de caída. No en vano, «todo depende del comportamiento de las hormigas», aunque por norma general el muestreo directo se revela como la fórmula «más eficiente» para las capturas. Por otro lado, considera que «la casualidad también es importante». Lo comprobó cuando daba clases en el instituto de Salas de los Infantes. En el patio, y en apenas 40 minutos, localizó cinco nuevas especies.

Palencia y León también ampliarán su inventario

Cuesta Segura tiene muy claro que el catálogo de hormigas de Burgos no está cerrado. Junto a su colega Federico García continuará «muestreando» el territorio para ampliar el cupo de nuevas especies. Al mismo tiempo, anuncia su intención de «hacer un esfuerzo» en las provincias de Palencia y de León. De hecho, ya ha comenzado a trabajar en tierras palentinas, cuyo inventario cuenta hasta la fecha con 13 especies. Sin embargo, ya ha logrado duplicar el número en el entorno de Dueñas. Y lo que queda...

Entretanto, continuará explorando la provincia de Burgos con la intención de centrarse en el norte para localizar a una hormiga parásita que se le resiste porque «es muy difícil de localizar». También aprovechará la mínima ocasión para explorar la zona suroeste. «Si puedo me desvío un poco de la autovía. Muchas salidas han sido así, aprovechando el tiempo libre», apostilla.

De no ser por el afán divulgador de Cuesta Segura y de García, la provincia contaría con un catálogo minúsculo. Resulta cuanto menos curioso que las seis primeras citas registradas en Burgos fueron obra de dos investigadores británicos que en 1969 publicaron un exhaustivo trabajo sobre especies de hormigas en distintos puntos de la península ibérica. Puede que Burgos no ocupe el primer puesto en el ranking nacional, pero lo cierto es que puede presumir de haber dado el salto cuantitativo más importante de los últimos tiempos.

El temible ataque en masa de las Polyergus rufenses

A lo largo de su trayectoria en el campo de la mirmecología, Amonio David Cuesta Segura se ha topado con fenómenos «muy interesantes» dignos de mención. Por ejemplo, las razias -incursiones en territorio enemigo- de las Polyergus rufescens, una especie parasitaria de dulosis o esclavismo que lleva a cabo despiadados ataques contra las colonias de aquellas hormigas que les pueden ser de utilidad. Su estructura organizativa se divide fundamentalmente en obreras y soldados. El segundo grupo es incapaz de alimentarse por sí mismo debido a que sus mandíbulas «son como garfios». Sin embargo, juegan un papel fundamental a la hora de saquear otros nidos para ‘secuestrar’ pupas y larvas. De esta manera, las Polyergus rufescens crían a los ejemplares ‘raptados’ para aumentar su plantilla de obreras. Y es que «como nacen en su nido, se consideran de allí».

El joven doctor ha sido testigo de esos ataques. El más llamativo lo captó con su cámara en Espinosa de los Monteros y muestra a «1.500 o 2.000 hormigas avanzando en masa brutalmente». Además, puede presumir de haber localizado, por tercera vez a nivel mundial, «un nido mixto con dos especies de hospedadoras».

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria