Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

«Queremos crecer entre todas por un cambio en la comarca»

La Asamblea Feminista de Las Merindades celebra hoy un encuentro en Medina con el objetivo de concretar «acciones» y tejer una «red» asociativa

DIEGO SANTAMARÍA DIEGO SANTAMARÍA
01/07/2018

 

Todo empezó a través de un grupo de whatsapp compartido por mujeres con una «importante» trayectoria de «formación específica de género» y militancia feminista a sus espaldas. Allá por febrero, y con el 8 de Marzo a la vuelta de la esquina, llegaron a la conclusión de que las vecinas de la comarca «no nos podíamos quedar calladas». La manifestación debía celebrarse en casa por todo lo alto y evitar, en la medida de lo posible, que muchas compañeras se desplazasen a las ciudades para participar en las concentraciones programadas. Afortunadamente, ese llamamiento a la unidad que propició la constitución de la Asamblea Feminista de Las Merindades desembocó en una histórica movilización en Medina de Pomar. La llama prendió la mecha y ya no había vuelta atrás. Llegaron para quedarse y expandirse en un territorio en el que la «dispersión geográfica» dificulta sobremanera la organización colectiva.

Lejos de conformarse con la grata respuesta de aquella manifestación, la Asamblea quiere tejer una «red» asociativa de carácter«transversal» que trabaje en paralelo con asociaciones de distintos ámbitos que promueven cambios profundos en la sociedad. Para la portavoz del colectivo, Ainhoa Cuadrado, lo fundamental en estos momentos en «crecer entre todas» para garantizar «un cambio en la comarca». Dentro de esa primera fase en la que actualmente se encuentran inmersas, las promotoras del proyecto pretenden «socializar y validar caminos» de largo recorrido a través de un encuentro que se celebra hoy, a partir de las 11 y media, en el parque de Villacobos de Medina.

Tras una primera toma de contacto con el apoyo de Ceder Merindades para sentar sus «bases» organizativas, la Asamblea trata ahora de recabar los «intereses» y «necesidades» de sus vecinas para concretar «acciones» y «propuestas de trabajo» a corto y largo plazo. De momento, la acogida en redes sociales ha sido «muy positiva». El problema radica en que «cuesta más dar la cara» en el medio rural porque «no hay una excesiva cultura reivindicativa».

Llegados a este punto, toca plantear la clásica pregunta: ¿Se percibe más machismo en el pueblo que en la ciudad? Cuadrado comparte esa impresión generalizada, pero no ofrece una respuesta cerrada porque erraría de pleno en el diagnóstico. Cierto es que el envejecimiento de la población y la sangría demográfica no ayudan, pero tampoco hay que olvidar que el machismo prevalece en cualquier lugar. Lo que ocurre es que «en una ciudad se disipa» porque «estadísticamente tienes más puntos de vista». Aún con todo, es consciente de que la mujer rural sufre una «mayor vulnerabilidad» por la falta de la falta de medios y de comprensión social a la hora de denunciar.

Visto lo visto, Cuadrado tiene claro que «la justicia está legitimando la violencia contra las mujeres». Puede que ahora mismo el caso de ‘la manada’ sea el más mediático, pero tanto ella como sus compañeras saben que los abusos, las violaciones y los asesinatos están a la orden del día. «¿Qué tenemos que hacer?», pregunta con «rabia» al saber que «se pone en duda y se cuestiona la libertad sexual de las mujeres» porque el poder judicial sigue pensando que «nuestros cuerpos no nos pertenecen».

Esa «cuestión de derechos humanos fundamentales» se obvia, según Cuadrado, en «un sitio al que vas cuando te maltratan». Se refiere en concreto al Juzgado de Villarcayo, donde hace unos días se topó con una ‘Guía práctica de actuación contra la violencia doméstica’ aprobada en pleno por el Consejo General del Poder Judicial en 2001. Nada más verlo, la portavoz de la Asamblea fotografió el cartel y denunció la utilización de un «termino absolutamente obsoleto» que «viene a decir que la violencia es algo privado» a través de internet. Creía que esta terminología estaba «superada desde hace muchísimo tiempo», pero a tenor de los hechos que últimamente sacuden la actualidad cada vez está más convencida de que «la violencia también es institucional».

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria