Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TROTABURGOS / BARBADILLO DEL PEZ

Remanso de paz, naturaleza y arte sacro

Flanqueada por varios montes y con el río Pedroso presidiendo el entorno, esta pequeña localidad de la Sierra de la Demanda constituye un destino vacacional idóneo para desconectar unos días y recorrer antiguas rutas trashumantes

Burgos
19/07/2016

 

¿Playa o montaña? Es la eterna pregunta del viajero a la hora de elegir su destino vacacional. Una vez solventada esta primera cuestión, surge un nuevo interrogante: ¿Ajetreo o relax? Si usted se decanta por la segunda opción en ambos casos, Barbadillo del Pez ofrece los alicientes necesarios para desconectar de la rutina, del mundanal ruido y del estrés que arrojan las ciudades. La estampa aérea de esta localidad con poco más de 30 residentes fijos, digna de postal, seduce sin contemplaciones a todo aquel que busca un retiro espiritual en contacto directo con la naturaleza. Y por la estancia no hay problema -nadie duerme al raso salvo que así lo desee-, ya que sus dos casas rurales permanecen abiertas durante todo el verano.

El mundo se detiene para el turista que busca paz. No así para el Pedroso, famoso por sus suculentas truchas -codiciadas al parecer por los caballeros de Fernán González-. Tampoco para las diferentes especies animales que conviven en este hábitat para garantizar una biodiversidad envidiable en torno al municipio, flanqueado por el Barijuelo, Cabrera, la Hoz, la Mata, la Lastra y Sierra Chiquita; montes que siglos atrás se convirtieron en refugio de pastores trashumantes que ejercían su actividad en la Sierra de la Demanda.

Discurrían ya las rutas por aquellos parajes cuando en pleno siglo XII se gestó la creación de la mancomunidad de Trasomo, que agrupa a Barbadillo del Pez, Hoyuelos de la Sierra, Quintanilla de Urria y Vallejimeno. La historia de esta unificación territorial, vigente hasta nuestros días, se las trae. Fue Alfonso VII -más conocido como El emperador- quien decretó su creación previo pago de más de 2.000 carneros por parte de los vecinos de la zona. Leer para creer.

Por un tiempo, el predominio de la actividad agraria y ganadera que servía de sustento a sus habitantes dio paso en el año 1583 a los trabajos en minas de hierro próximas a la localidad, tal y como refleja el Diccionario de Hacienda de José Canga Argüelles. Posteriormente, y hasta mediados del siglo XVIII, casi todos los vecinos trabajaban en una fábrica de sayales que se convirtió en motor de la economía local.

El pasado de la villa también está marcado por su arquitectura religiosa. Su máximo exponente, la renacentista iglesia San Salvador, se sitúa en el casco urbano y sirve para congregar a los fieles cada domingo. El templo se caracteriza por una acertada combinación de arte renacentista en su exterior con los retablos barrocos enclavados entre sus cuatro paredes.

Tampoco decepciona la ermita de San Quirico y Santa Julita, una sobria construcción del siglo IX con representaciones humanas en sus canecillos ubicada a tan solo tres kilómetros del pueblo. Además, el edificio comparte confidencias con el arroyo Tarrioza, ideal para darse un chapuzón en medio de un agradable paseo. Agradable... y posiblemente fresco sin necesidad de mojarse, ya que las condiciones climatológicas de este enclave tienden a conjurarse contra el calor, pues rara vez se superan los 30 grados de temperatura. Así pues, sus habitantes no se quitan el sayo ni siquiera después del 40 de mayo.

De regreso a Barbadillo, parada obligatoria en la iglesia de Santa María, asentada sobre una colina que permite atisbar con todo lujo de detalles los valles del Pedroso y de Valdelaguna.

Las calles de la localidad se llenan de ‘jaleo’ durante la época estival con la llegada de los veraneantes con raíces familiares en el municipio. El máximo apogeo en este sentido se produce en las fiestas de San Roque que se celebran entre el 14 y el 17 de agosto. Prácticamente un mes después, el 16 de septiembre, los peloteros -ése es su gentilicio- abren el curso con la festividad de Gracias, la excusa perfecta para celebrar una comida fraternal que pone punto y final -en muchos casos- a las vacaciones.

El mejor embajador de la villa es, sin lugar a dudas, su alcalde. Julián Hoyuelos Quintanilla, que ya va por su tercera legislatura, saltó a la palestra mediática al participar -y ganarse la simpatía de la audiencia- en el programa televisivo Granjero busca esposa. Puede que no encontrase a su media naranja, pero no cabe duda de que dio a conocer esta bella localidad que ofrece múltiples alicientes para los amantes del medio natural y del patrimonio religioso.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria