Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

San Roque y San Martín regresan a Pradoluengo

Las tallas del patrón y del titular de la primera parroquia del municipio acumulaban polvo hasta que en 2015 se inició su restauración L Se expondrán al público tras Semana Santa

DIEGO SANTAMARÍA DIEGO SANTAMARÍA
26/03/2018

 

Tras un espectacular lavado de cara, San Roque y San Martín vuelven a Pradoluengo por todo lo alto. Sus tallas originales, completamente restauradas, ya descansan en casa a la espera de reencontrarse con sus vecinos. Aún no está del todo clara su ubicación definitiva, pero se expondrán al público «después de Semana Santa». Lo único que falta es fijar una fecha concreta y elegir su ubicación -la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción o la ermita de San Roque-, pero lo importante es que ambas figuras vuelven para quedarse.

Su regreso triunfal se explica con una salida por la puerta de atrás en 2013. Los dos santos acumulaban polvo desde hacía décadas en la ermita hasta que una exposición les brindó la posibilidad de ver la luz. Fue entonces cuando el historiador Juanjo Martín se percató de que la talla de San Roque, patrón de la localidad, tenía algo especial. Y estaba en lo cierto, ya que los técnicos del taller de restauración de la Diputación no tardaron mucho en darse cuenta de que esta pieza posee un «gran valor».

Los trabajos comenzaron en 2015. Dos años de espera no son nada si se comparan con los 100 en los que esta pieza permaneció «apartada». Sea como fuere, el Monasterio de San Agustín fue testigo de una compleja operación estética que arrancó con la limpieza y eliminación de repintes de la talla, esculpida «entre finales del siglo XVI y principios del XVII».

San Roque llegó al taller en «condiciones deplorables». Por fortuna, el restaurador Félix Alonso logró desvelar las «verdaderas calidades de una pieza que, a priori, daba la impresión de estar condenada al abandono». Martín lo sabe de sobra y por eso no duda en ensalzar el trabajo de Alonso, con el que estuvo en contacto durante todo el proceso.

De entrada, el restaurador comprobó que la escultura de pino viejo de San Roque era «difícil de trabajar», aunque al mismo tiempo destacó su «durabilidad prolongada». Lo primero que hizo fue limpiar el «polvo superficial» y fijar las policromías que se conservaban. A continuación, se centró en la eliminación de piezas añadidas y repintes mientras tallaba «la mano derecha y el cayado que faltaban de la pieza original», que «habían sido sustituidas por copias de ínfima calidad».

El proyecto prometía, pero aún quedaban sorpresas en el camino. La más «llamativa», sin lugar a dudas, fue el hallazgo de un repintado en el que aparecen «figuras florales» y «aves fantásticas de vivos colores» que se asemejan a las «terminaciones de este tiempo que se realizaban en el setecientos en esculturas similares». Según Martín, dicha intervención podría datar del siglo XVIII. De lo que no le cabe duda es de que el patrón de Pradoluengo «muestra la disposición con la que se representaba al ‘azote de la peste’ a finales del siglo XVI, con un pequeño ángel a los pies y un perro blanquinegro que porta una hogaza de pan».

Más allá de la restauración en sí, resulta curioso que la talla de San Roque acabase en el baúl de los recuerdos cuando ha procesionado por las calles del pueblo durante 300 años. Ahora, los pradoluenguinos se han habituado a la figura actual, «de finales del siglo XIX o principios del XX», cuya representación se fabrica «en serie» allá donde se le rinde culto.

Aunque de menor calidad, la escultura de San Martín -«titular de la primera parroquia que tuvo Pradoluengo»- también aporta «información valiosa». Eso sí, el historiador tuvo que bucear en los libros de fábrica y en los de la Cofradía de San Roque para confirmar la «mala situación» que atravesaba el templo en 1643, tal y como atestiguaron los «visitadores del Arzobispo». Fue una premonición en toda regla, ya que «no quedan restos en la actualidad» a excepción de un «tapial a los pies de la antigua iglesia, así como la aparición de restos humanos correspondientes a los enterramientos adjuntos, aparecidos cuando se han llevado a cabo labores de canalización».

La tenacidad histórica de Martín le llevó a dar con la primera referencia a la imagen de San Roque. La cita se remonta a 1634, cuando la Cofradía del patrón local anotó en su inventario «la pertenencia de su altar y santo que dicha Cofradía ha hecho a su costa». Además, también figuran «un pendón de damasco carmesí, una campanilla pequeña, un atril, una sábana para el altar, un frontal y ocho tierras de pequeña capacidad en Garatia y Las Viñas».

Para Martín, las cuentas de la Cofradía son un «auténtico viaje al pasado por su escrupulosidad y detalle». Destacan, por ejemplo, los «gastos destinados a la ‘colación’ del patrón», que en 1687 ascendieron a 75 reales para «comprar 12 cántaras de vino». La costumbre intentó ser «aplacada» por los visitadores. Sin embargo, «parece ser que los pradoluenguinos, píos en toda época, no hicieron mucho caso de esta recomendación», ya que en 1706 se adquirieron 36 cántaras».

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria