Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

RIBERA

Sotillo actualiza su historia en una nueva cápsula del tiempo

Tras el hallazgo de dos pliegos de 1777 entre nalgas del Cristo de Miserere, el municipio ribereño esconde otro documento con su historia más reciente

LORETO VELÁZQUEZ LORETO VELÁZQUEZ
04/12/2017

 

Nunca las nalgas de una reliquia dieron tanto juego. Sotillo de la Ribera ha vuelto a ser noticia, esta vez por el Cristo del Miserere o, mejor dicho, por lo que escondía: una cápsula del tiempo que data en 1777. El descubrimiento, como suele ocurrir en los grandes hallazgos, fue por casualidad. «Este Cristo se hizo para el altar de la Iglesia de Santa Águeda y por eso no era macizo sino hueco, pero en un momento dado se decidió sacar en procesión para completar una Semana Santa que en Sotillo es muy llamativa», explica el historiador Efrén Arroyo. 30 años de entradas y salidas al templo pasaron factura a esta pieza, que al ser muy alta no se libraba de los golpes. «Los brazos se despegaron y decidimos restaurarlo», prosigue.

Para un pueblo como Sotillo, el reto no resultaba fácil. «Logramos el presupuesto con los donativos y lo llevamos a Madrid a Da Vinci Restauro. Nunca imaginamos lo que iba a pasar», admite. Y entonces llegó la llamada. El Cristo Miserere que procesiona desde hace 30 años los Jueves y Viernes Santo escondía en su trasero dos pliegos llenos de historia. «Cuando nos enteramos, la primera reacción fue no decir a nadie nada y mantener un absoluto secreto hasta ver qué contenía el escrito y verificar si el hallazgo iba a parar la restauración o si iba a intervenir Patrimonio». Porque a pesar de que no es un documento especialmente antiguo -si tenemos en cuenta que en el archivo municipal figuran escritos del siglo XV-, se desconocía si escondía algún secreto inconfesable o un tesoro.

La duda se disipó pronto. El documento contenía datos sociales y económicos referidos a la Diócesis de El Burgo de Osma. Se presentaba con una caligrafía cuidada, firmada por su autor, el capellán Joaquín Mínguez, y en él se identificaba al escultor de la talla, Manuel Bal. «Parece una ocurrencia de ambos con el fin de que se descubriera cientos de años después», analiza el historiador para aclarar que aunque se trate de un hecho poco habitual, sí se han dado casos. «Un amigo de promoción me contaba que en los registros parroquiales donde figuran los nacimientos y defunciones, los clérigos más cultos ponían datos y notas sobre el número de habitantes o cómo se vivía en esa época», recuerda.

Con el firme propósito de seguir tentando al destino, el Cristo rehabilitado guarda ahora entre sus nalgas una nueva cápsula del tiempo con una copia del hallazgo -la original se encuentra a buen recaudo en el Arzobispado de Burgos, donde se almacena todo el archivo parroquial desde que falleció Primitivo León, el último cura que residió en Sotillo- y un nuevo documento en el que se cuenta la evolución, el presente y las perspectivas de futuro. Narra así la actualidad de un municipio que tiene 513 habitantes, según el censo de 2016. La cifra está lejos, advierte la Cofradía de Semana Santa, del registro de 1930, cuando se contabilizaron 1.557 vecinos.

«La tendencia bajó en los años 60 cuando muchas familias emigraron a zonas industriales como Bilbao, Madrid y Barcelona», explica. El documento habla también de la evolución política, de las mejoras realizadas en la iglesia -con la restauración en 2016 del altar mayor- y de la transformación de unas escuelas que han pasado de ubicarse en el barrio de El Patio con más de 200 niños -durante la primera mitad del siglo XX- a las nuevas aulas en el Camino Real, a las que acuden 25 niños de edades comprendidas entre los 3 y los 12 años. «A partir de esa edad, se desplazan en transporte escolar al Instituto de Educación Secundaria de Roa», señala.

Mención especial requiere la Semana Santa, que «está considera como una de las más ricas y originales de la comarca ribereña». «Junto a la calidad de las imágenes, se ha potenciado el canto del Miserere, editando en 2016 un disco-libro, del que es autor Santiago Izquierdo Abad», destaca sin olvidar las fiestas de Santa Águeda, que han pasado de celebrarse durante cuatro días a un fin de semana por cuestiones económicas y el descenso de la población. En concreto, «las fiestas de la Virgen de los Prados fueron cambiadas de fecha en 2007 pasando del tercer domingo de septiembre al primero».

El escrito otorga importancia a las más de 20 peñas que conservan el patrimonio de bodegas subterráneas en la cuesta de San Jorge, un entramado abandonado en los años 60 -al construirse la cooperativa de vino- que en esta nueva etapa «ha contribuido a la cohesión social de Sotillo», así como a la llegada de internet -que posibilitó el Sotiblog- o su realidad a diciembre de 2017. «En la actualidad, Sotillo tiene una panadería, cuatro bares -y un mesón-restaurante que ha cerrado hace unos meses-, dos entidades bancarias, una tienda de ultramarinos -llegó a haber cuatro en la década de los sesenta-, una fábrica de morcillas, otra de quesos -que después de 50 años elaborándolos, y hacer una nueva, ha quebrado con la crisis económica actual-, nueve bodegas elaboradoras de los afamados vinos de la Ribera del Duero, un taller mecánico, otro de electricidad y una herrería, dos empresas de construcción, una farmacia y dos casas rurales. Algunas personas trabajan como empleados en Aranda de Duero en la fábrica de neumáticos Michelin, la lechera Pascual, la farmacéutica Glaxo, y otras empresas y comercios», constata el documento.

El hecho es que, más allá de la anécdota y de lo apasionado de la historia, este hallazgo atípico se ha convertido de la noche a la mañana en un nuevo recurso turístico para Sotillo de la Ribera.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria