Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

RIBERA

El Ventorro eleva su conflicto con la depuradora al Tribunal Constitucional

Si el recurso no se admite, sus propietarios se plantean la opción de acudir a Bruselas

LORETO VELÁZQUEZ
10/10/2018

 

Aunque el Ayuntamiento de Aranda de Duero dio por cerrada la batalla judicial por la depuradora municipal tras la última resolución del Tribunal Supremo, nada más lejos. Los propietarios de El Ventorro han decidido acudir al Tribunal Constitucional y, si el recurso no prospera, advierten que estudiarán ir a Bruselas. «Se han hecho auténticas barbaridades», denuncia el hostelero afectado, Gabriel García, al recordar que sobre la depuradora hay hasta tres sentencias que exigían su demolición. «Nosotros nunca hemos querido dinero, queríamos que se desmantelase pero se han inventado una ley para no cumplir una sentencia y contra eso poco podemos hacer», lamenta.

El hostelero no esconde su hartazgo e impotencia ante lo que considera una injusticia. «Estoy muy cansado», admite convencido de que, en un estado de derecho, si las sentencias no se cumplen -más aún si se trata de una Administración- «esto se convertirá en el oeste».

El recurso que el abogado de El Ventorro ha presentado ante el Tribunal Constitucional va en este sentido. Según explica el letrado, Alejandro Suárez, el resumen de estos 20 largos años es que el Ayuntamiento de Aranda pretendió construir una depuradora a 400 metros de este hotel-restaurante cuando debía haber respetado una distancia mínima con núcleo urbano que no cumplió. Así se dictaminó, según remarca, en las sentencias del Tribunal Supremo del 1 de abril de 2004 y del 10 de marzo de 2008. «Ambas resolvieron que se debía ejecutar en sus propios términos, desmantelando la depuradora y dejando los terrenos en su estado primitivo porque era una obra ilegal», insiste el abogado burgalés.

A pesar de que ambas sentencias no daban opción a la legalización, todo cambió a finales de 2009 cuando la Junta de Castilla y León modificó la ley quitando la distancia mínima que hasta entonces se exigía para este tipo de instalaciones. «Entendemos que fue dictada expresamente para eludir la sentencia, lo que no está permitido en un estado de derecho», censura el letrado indignado porque, en esa fecha, la Administración llevaba ya 15 años sin cumplir con la sentencia.

Daños Y PERJUICIOS

Descartado el desmantelamiento, llegó la segunda fase del procedimiento judicial: los daños y perjuicios. Aunque El Ventorro solicitó cerca de 15 millones de euros, la justicia rebajó la cantidad hasta los 100.000, cantidad que ratificó en junio de 2017 el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL). El tribunal daba la razón al Ayuntamiento de Aranda al entender que no caben ni los perjuicios económicos ni los morales, «que no se reconocen a una sociedad mercantil». Tan solo los daños generados por la tramitación judicial. «Conceder únicamente una indemnización por la no ejecución de la sentencia de 100.000 euros hace que la ilegalidad cometida por la Administración le salga gratis, pues se concede únicamente un 0,1% de lo que habría costado cumplir con la sentencia en sus propios términos», reprocha Suárez visiblemente molesto porque «se están claramente vulnerando los derechos constitucionales de mi mandante». Asimismo, rechaza el hecho de que «no se cumple con una sentencia y para no ejecutar la misma se legisla y se aplica con efectos retroactivos y ya, para más inri, en vez de indemnizar con el coste que habría supuesto el cumplimiento de la sentencia, 9 millones, se fija una indemnización irrisoria».

En su opinión, con dicho fallo no solo no se condena a la Administración por la ilegalidad cometida, sino que la alienta a seguir obrando de igual manera. «No se ha ejecutado la sentencia de la demolición por voluntad deliberada y solo se ha legalizado por un cambio de normativa realizado a posta y a posteriori», lamentan en el recurso a sabiendas de que será complicado que sea atendido. Y es que «a estas alturas tenemos muy pocas esperanzas», admite el hostelero.

Una larga historia

Desde luego ha sido una lucha judicial plagada de sobresaltos y giros inesperados. Si tras las primeras sentencias llegaba un auto demoledor en el que el TSJCyL desestimaba el recurso municipal y obligada al Consistorio a derribar la estación depuradora, un año después el panorama cambiaba por completo cuando el mismo tribunal declaró, ante la sorpresa de todos, la «inejecutividad» de la sentencia, al dar por legalizada la instalación.

«Sólo procede concluir que debe considerarse legalizada la obra, y en consecuencia considerarse que no procede el cumplimiento literal del fallo de la sentencia, por concurrir circunstancias posteriores que son causas de imposibilidad de restauración de legalidad», advertía la sentencia al recordar la Ley de Urbanismo de Castilla y León y el perjuicio que ocasionaría al medio ambiente el vertido de estas aguas al río Duero.

 

Última hora

© Copyright El Correo de Burgos
Avda. de la Paz 28, Entreplanta - 09004 BURGOS. España
Contacte con nosotros: info@ecb-elmundo.com

El Correo de Burgos se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria