El Correo de Burgos

‘Tizonazo’ para la pasión cidiana de Alfonso Boix Jovaní

El medievalista castellonense recibirá este domingo, 7 de julio, la Tizona de Oro 2024 dentro de la programación de las XXX Jornadas Medievales en honor a Rodrigo Díaz de Vivar

El filólogo e investigador Alfonso Boix Jovaní, Tizona de Oro 2024.

El filólogo e investigador Alfonso Boix Jovaní, Tizona de Oro 2024.ECB

Publicado por
Burgos

Creado:

Actualizado:

Desde otoño de 2019, Alfonso Boix no ha regresado a Burgos, tierra que antaño visitaba anualmente. La pandemia, como para muchísimas personas más, supuso una falla temporal en su vida que poco a poco va superando. «Regresar para recibir la Tizona de Oro es una alegría doble. O triple», asevera este investigador y traductor. «Además de disfrutar de la fiesta en Vivar y reencontrarme con buenos amigos, tengo que visitar algunos lugares cidianos y hacer fotos para la obra que estoy escribiendo».

Boix Jovaní se refiere a un nuevo, amplio y muy ambicioso estudio sobre el Cantar de Mio Cid en el que lleva bregando siete años. «Hay compañeros, a los que llamo con cariño ‘filólogos puros’, que no salen del despacho y la biblioteca. Yo disfruto mucho el trabajo de campo: visitar archivos, monasterios, castillos... Cuando hice el hallazgo del castillo de Alolala, que se cita en la ‘Historia Roderici’ y que no se sabía exactamente dónde estaba, recuerdo lo bonito que es, tras dos años contrastando fuentes y textos, cuando llega el momento de comprobarlo ‘in situ’ y encontrarlo», señala.

La pasión de Alfonso Boix por el Cid y por el Cantar se remonta a sus años de estudiante de Filología Inglesa. Ya era un gran apasionado de la lectura, especialmente de grandes títulos de la letras españolas de los siglos XIX y XX. Un día, un profesor le invitó a colaborar en la logística en un congreso sobre literatura medieval. «También me ofreció presentar una charla. Al principio me quedé un poco desconcertado», ríe. «Volví a casa, cogí la enciclopedia Larousse y busqué obras de aquella época. En un folio lo primero que escribí fue ‘Poema de Mio Cid’. Y al lado «Ni tocarlo»... ¿Quién me iba a decir a mí que luego iba a dedicar media vida a su estudio?», indica y recuerda que la serie de dibujos animados ‘Ruy, el pequeño Cid’ también dejó una fuerte impronta en su memoria.

El próximo domingo, 7 de julio, en la iglesia de San Miguel de Vivar del Cid, Boix Jovaní recibirá la Tizona de Oro que otorga la Asociación Vivar, Cuna del Cid. Este galardón honorífico se otorgó por primera vez en 1996 y recayó en el catedrático burgalés Timoteo Riaño. A lo largo de los años, instituciones y otras personalidades han recibido el conocido como ‘tizonazo’ durante la Jornadas Medievales en torno al guerrero burgalés que se celebran en su localidad natal.

«A nivel personal, es muy emotivo. En 2016 le dieron la Tizona de Oro a Alberto Montaner [catedrático de la Universidad de Zaragoza y reconocido en la actualidad como el gran especialista en el Cantar de Mio Cid], al que considero mi maestro. Que me concedan el ‘tizonazo’ a mí años después es como seguir su estela, su buen camino. Y profesionalmente, es un gran reconocimiento a mi trabajo en torno al Cid y todo lo que he escrito sobre él. Estoy muy agradecido... No sé si me darán algún premio más en mi vida, pero dudo que vaya a ser tan especial como este», confiesa.

La primera visita que Alfonso Boix Jovaní hizo a Vivar no fue la soñada ni la más propicia. Pero como fue la primera, la experiencia permanece grabada con mucho cariño en su memoria. «Conocí Burgos con unos catorce años, en una parada que hice con mi familia cuando íbamos hacia Galicia de veraneo. Y la primera vez que pisé Vivar fue también muy especial. Era el año 2005 y regresaba de un congreso en León con mis padres, que por aquel entonces me acompañaban a muchos lados, y me empeñé en parar. Pernoctamos en Burgos y al día siguiente, muy de mañana, fuimos a Vivar. Era finales de septiembre... ¡pero hacía un viento y un frío terrible!», ríe. «No había nadie, estaría todo el mundo en casa al calor... Mi padre me hizo unas fotos en el monumento del Cid y vimos la iglesia y el monasterio del Espino por fuera. Desde aquel día tan desapacible he regresado muchas veces a Vivar. Pero nunca pensé que alguna vez iría por el motivo que me acercará este domingo».

Primera visita a Vivar del Cid de Alfonso Boix, en 2005.

Primera visita a Vivar del Cid de Alfonso Boix, en 2005.Miguel Boix Riba

Años después, algunas personas muy relacionadas con Vivar y con el Cid le enseñaron toda la geografía histórica del personaje que existe en esta localidad perteneciente al municipio de Quintanilla Vivar. «Personas como Esther López, entonces alcaldesa de Vivar; Javier Alonso, dueño del Molino del Cid, que tiene un verdadero museo; y Patricia Ansótegui, del Consorcio Camino del Cid, me ayudaron mucho para considerarme uno más en este hermoso pueblo», apunta el medievalista.

El estudio

Como se ha reseñado anteriormente, Alfonso Boix lleva trabajando varios años en una investigación sobre el Cantar de Mio Cid que, según él y un reducido número de personas que conocen el proyecto, será muy especial y dará que hablar. «Es un estudio del Cantar y su relación con la épica francesa. Pero a un nivel de profundidad que no se había alcanzado hasta ahora, dicho con todo el respeto a mis predecesores. De ahí el tiempo que llevo con él», anuncia. «Va a dar grandes sorpresas, hasta aquí puedo contar».

Boix Jovaní no sabe en cuánto tiempo estará lista esta investigación «que no quiero demorar mucho, pero tampoco acabarla con prisas». Tras la pandemia, el filólogo y traductor dejó su trabajo en la enseñanza y se volcó en el cuidado de sus padres en un tiempo en que la salud de todos se vio constantemente amenazada. «Mi madre, Emilia, falleció hace un año y continúo atendiendo a mi padre, Miguel. Hago una vida de amo de casa y cuidador y rasco ratos al día para seguir trabajando en mi proyecto», se sincera. «Esa imagen idílica del escritor, trabajando de sol a sol, concentrado en su despacho y en sus libros... Conmigo, ahora mismo, no se cumple», admite con simpatía.

Homenaje de las Rosas

Una de las citas que se han consolidado en los últimos años estas las jornadas medievales es el Homenaje de las Rosas, que se realizará este año el viernes 5 de julio. Este sencillo pero emotivo acto, prologado con un desfile por el paseo del Espolón y el entorno de la Catedral, se celebra en el interior de la Seo burgalesa junto a la tumba donde reposan los restos del Cid y doña Jimena.

Alfonso Boix, durante una ponencia en la Universitat Pompeu Fabra (Barcelona) en 2016.

Alfonso Boix, durante una ponencia en la Universitat Pompeu Fabra (Barcelona) en 2016.ECB

«Este acto surgió en una charla entre amigos, sin más pretensiones, y se ha convertido en algo muy bonito. Era 10 de julio de 2017 y estaba tomándome un café en Burgos con Patricia Ansótegui y Jimena González, ambas del Camino del Cid, y Juan Díez, de la Asociación Vivar, Cuna del Cid. Recordamos que ese día era el que los expertos han señalado como la fecha que murió el Cid y les animé a hacer un homenaje a don Rodrigo llevando unas flores a su tumba, una rosa cada uno. Las compramos en Floristería Castilla y Juan y yo dejamos las dos rosas sobre la lápida. Al cabo de unas horas, alguien lo debió de ver y dejaron un centro de flores», relata. «Años después, repetimos este acto y se unió más gente, hasta que hicimos un grupo que eran ‘las Siete Rosas’ y cada 10 de julio íbamos a la Catedral. Hasta que hace poco, desde la asociación, han hecho más grande este acto que empezó como algo íntimo entre unos amigos con dos humildes rosas», concluye Alfonso Boix Jovaní, reiterando el agradecimiento a la Asociación Vivar, Cuna del Cid por la Tizona de Oro y a todas las personas que colaboran para mantener muy viva la memoria del icónico guerrero burgalés.

Las Jornadas en honor al Cid, del 5 al 7 de julio

Las Jornadas Medievales en honor a Rodrigo Díaz de Vivar cumplen 30 años. La Asociación ‘Vivar, Cuna del Cid’ vuelve a honrar a su vecino más ilustre con un fin de semana cargado de actividades. El viernes 5 se realizará el ‘Homenaje de las Rosas’. Un cortejo de cerca de 80 personas, ataviadas con ropas medievales, desfilarán a las 17.30 horas desde la plaza de Mio Cid hasta la Catedral pasando por el Espolón. En la Seo, cubrirán la lápida de la tumba del Cid y Jimena de decenas de rosas.

Las Jornadas Medievales en honor de Rodrigo Díaz de Vivar se celebran en la localidad natal del guerrero burgalés.

Las Jornadas Medievales en honor de Rodrigo Díaz de Vivar se celebran en la localidad natal del guerrero burgalés.ICAL

Durante todo el sábado habrá muchas actividades para los más pequeños en Vivar. Por la tarde, a las 19.30 horas, se pondrá en escena la obra ‘La noche en que murió el Cid’, escrita por Rocío Riaño e interpretada por medio centenar de socios del colectivo.

El domingo, Alfonso Boix Jovaní recibirá la Tizona de Oro 2024, en la iglesia de San Miguel a partir de las 12 del mediodía, en un acto cargado de mucha emoción.

tracking