El Correo de Burgos

CONGRESO INTERNACIONAL

La historia del Monasterio de San Salvador de Oña tejida en oro y seda

Otras fuentes, como en este caso una antigua túnica, sirvieron para arrojar luz sobre este conjunto monástico en el Congreso Internacional

-

-

Publicado por
Redacción
Burgos

Creado:

Actualizado:

N.E. / Burgos

El Congreso Internacional sobre el Monasterio de San Salvador de Oña sacó a la luz, durante su edición de ayer, las relaciones existentes bien por alianzas o bien por guerras entre la dinastía castellana  y la omeya andalusi. El conocido como 'bordado de Oña', una túnica ricamente bordada en oro y seda, es la fuente histórica que la investigadora burgalesa, Miriam Ali de Unzaga, ha utilizado para explicar el devenir de los acontecimientos en la época en la que nacía este importante monasterio castellano.

Durante tres años de trabajo, esta experta en tejidos medievales islámicos ha podido comprobar, como expuso ayer en el salón de actos de Cajacírculo de la Plaza España, que este bordado es «testigo tangible para entender las relaciones entre los condes castellanos y los soberanos andalusíes».

Ali de Unzaga recordó que fue en el año 1968, durante unas obras que se desarrollaban en el monasterio de San Salvador para habilitar la residencia de ancianos, cuando el párroco de Oña, que actualmente es el fabriquero de la Catedral de Burgos, Agustín Lázaro, encontró este bordado casi por casualidad. Desde ese momento, se trabajó para poner en valor esta tela que se cree fue utilizada como vestimenta por el propio conde Sancho García, según explicaba la historiadora burgalesa. «En esa época eran muy abiertos de miras porque eran capaces de llevar atuendos y vestiduras con efigies árabes y coránicas piadosas», señaló esta experta, que recordó que hay muchos ejemplos de similares características en otras telas de esa época.

El 'bordado' se sometió a una restauración en los talleres de Simancas y desde su hallazgo ha sido investigado por especialistas nacionales e internacionales en tejidos. Actualmente, su estado de conservación es bastante bueno y se encuentra expuesto en la zona visitable del Monasterio, según recordaba ayer Miriam Ali de Unzaga, que expuso su trabajo durante una de las comunicaciones previstas durante la mañana de ayer sábado. Esta tela que se confeccionó como una túnica destaca, según esta experta, por su importancia material en cuanto que está tejida con oro y seda de gran pureza; por su iconografía, ya que en ella están representados más de 60 animales tanto domésticos como fantásticos, y porque es testigo de las relaciones entre las dinastías castellanas y las musulmanas.

Bajo el título, 'Testigo ineludible de la historia, la política y la cultura de Castilla y Al-andalus' la historiadora burgalesa desgranó como durante la época de la Reconquista no todo fueron luchas encarnizadas contra los 'invasores' sino que hubo pactos y también relaciones familiares que contribuyeron a que piezas de gran valor, como este tejido, pudieran encontrarse en Castilla siglos más tarde. El bordado de Oña se fecha en la época de Abd-al- Rahman III, aunque en su iconografía, está plasmado Abd-al-Rahman I, fundador de la dinastía omeya andalusí. También explicó que esta pieza pudo llegar a Oña como parte de un botín.

La comunicación de esta especialista en tejidos permitió conocer ayer algo más sobre la historia ligada al Monasterio de San Salvador de Oña, que cumple su milenario. El congreso concluye esta mañana con una visita al propio complejo, muy esperada por los historiadores.

tracking