El Correo de Burgos

Investigan a dos personas por capturar jilgueros silvestres con métodos prohibidos

Cazados por la Guardia Civil en Las Merindades, impregnaban juncos con pegamento para atrapar a las aves y simulaban con un móvil el canto de otros pájaros para atraer a sus presas

El Seprona localiza a dos personas cazando ilegalmente jilgueros silvestres en Burgos.

El Seprona localiza a dos personas cazando ilegalmente jilgueros silvestres en Burgos.GUARDIA CIVIL

Publicado por
Redacción
Burgos

Creado:

Actualizado:

La Guardia Civil ha investigado a SJSS (48 años) y ORV (36) como presuntos autores de un delito contra la flora y la fauna, por el empleo de medios no selectivos y prohibidos para captura de jilgueros silvestres, una especie protegida.

Los hechos ocurrieron hace unos días, en una localidad de Las Merindades, cuando una patrulla del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) sorprendía, en un paraje de esta comarca, a dos personas en actitud sospechosa que fueron inmediatamente identificadas antes de ser registradas sus pertenencias.

Los agentes habían recabado, previamente, información en relación a posibles prácticas prohibidas detectadas en la zona, por lo que realizaron varias vigilancias discretas en diferentes horarios en su búsqueda.

Entre los objetos hallados destinados a fines furtivos, se encontró un bote con pegamento (liga), guantes, una navaja, bridas de plástico y juncos preparados para ser impregnados con la sustancia pegajosa para atrapar a las aves y un altavoz para reproducir el canto de los pajarillos como reclamo.

Una batida por los alrededores destapó la presencia de una caja de cartón escondida entre la maleza, vacía, pero con excrementos de aves en su interior, supuestamente utilizada para guardar las capturas. Además, los agentes también localizaron tres ramas clavadas en el terreno, simulando tratarse de un árbol para facilitar el posado de las aves, con varios juncos similares a los hallados anteriormente e impregnados en la misma sustancia adhesiva.

En el suelo y en la base de una de estas ramas se encontró un teléfono móvil disimulado con un trapo que reproducía, en bucle, el canto del jilguero y que hacía las veces de reclamo para atraer a ejemplares de esta especie. Todos los estos utensilios fueron aprehendidos

Las pesquisas realizadas permitieron aclarar que estas personas carecían de la debida autorización y que pretendían su caza mediante métodos no selectivos y con artes prohibidas, como el uso del reclamo y la liga.

Con esta actuación, el Seprona no solo han evitado que este y cualquier otro tipo de ave similar quedara apresada. También su posible muerte, ya que muchas de ellas fallecen por el estrés al tratar de liberarse o cuando se ven enjauladas.

Estos hechos, además de encontrarse regulados en la preceptiva Orden de Medioambiente de la Junta de Castilla y León, están tipificados como delito en el Código Penal, por lo que se han instruido diligencias que han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción de Villarcayo.

tracking