El Correo de Burgos

EMPRESAS

«Aranda y la Ribera llevan cuatro años perdiendo ritmo»

La asociación empresarial Asemar pide a las administraciones un mayor apoyo

Asemar pide medidas de estímulo para superar la crisis. ECB

Asemar pide medidas de estímulo para superar la crisis. ECB

Publicado por
Redacción
Burgos

Creado:

Actualizado:

«Estamos perdiendo ritmo». Así lo advierte el portavoz de la asociación empresarial de Aranda y la Ribera, Asemar, Roberto Rojo, preocupado porque mientras en los últimos cuatro años, el país ha vivido una relativa recuperación económica, Aranda de Duero y la comarca han perdido ritmo y a diferencia de otras ciudades como Burgos o Miranda, la Ribera está estancada. «No hay empuje», lamenta convencido de que la administración juega un papel principal a la hora de lograr que esta tendencia cambie. «Hace diez años éramos fuertes a efectos industriales y aunque hay sectores que sí funcionan bien, como el enoturismo, el vino y el ganadero (porcino), la industria no evoluciona al ritmo esperado», concreta.Muchos son los ejemplos; desde empresas que han paralizado ampliaciones a inversiones que han dejado de llegar decantándose por incentivos públicos en otras zonas (como Galvaranda, un proyecto que iba a crear en la capital ribereña setenta puestos de trabajo y que finalmente se fue a León) sin olvidar otros proyectos de innegable interés que «han quedado en nada» como el Centro Tecnológico Agrario, Ctacyl. «Con ello perdimos una oportunidad valiosísima», lamenta Rojo.A nivel nacional, Asemar no pide al futuro gobierno ninguna inversión nueva, solo exige que ejecute las inversiones prometidas desde hace décadas –«y que siguen sumergidas en una maraña administrativa»-, como la A-11 o el tren Directo. En este sentido, el colectivo empresarial hace un llamamiento tanto al PSOE como a Podemos, ya que los dos partidos han priorizado la reconexión ferroviaria con Madrid en sus campañas electorales.A la espera de ver si se concreta el gobierno, Asemar insiste en la importancia de lograr una estabilidad con la que se pueda legislar y sacar adelante los presupuestos; dos cuestiones básicas para el crecimiento económico y empresarial del país. «Este pacto no da señales de estabilidad», advierte a sabiendas de que sin apoyos, el gobierno entrante necesitará de negociaciones interminables para sacar adelante cualquier iniciativa.Pese a la incertidumbre y la «incuestionable deceleración económica», el portavoz de Asemar no considera que estemos a las puertas de la recesión como apuntan algunas voces. «No hay ningún indicador», zanja.En cuanto a los diez puntos que configuran el preacuerdo entre Podemos y PSOE, Roberto Rojo no duda: «no hay ninguno incompatible con los intereses de las empresas». De hecho, algunos coinciden con medidas que llevan esperando como políticas especiales para Pequeñas y Medianas Empresas y la necesaria reindustrialización de España, «un aspecto fundamental en el futuro económico a medio-largo plazo».En cuanto a la reforma fiscal, Rojo pide respetar unas condiciones para garantizar la competitividad de las empresas. Especial interés despierta en la asociación empresarial Asemar, la inclusión en este pre-pacto de la España Vaciada. «A nosotros más que la España Vaciada nos gusta decir España Olvidada porque aquí sí hay personas y empresas», subraya con la mirada puesta en una compensación fiscal para las empresas que estén asentadas o inviertan en el mundo rural.

En su opinión, la llegada de Teruel Existe ayudará a concienciar en Madrid sobre unos problemas que son comunes en todo el entorno rural. «Es preciso y urgente que se aborden políticas de igualdad que equiparen las zonas rurales y las no rurales», defiende a sabiendas de que las empresas que no se ubican en las grandes ciudades están en inferioridad de condiciones. «Aquí hay muchos pueblos sin conexión con banda ancha», denuncia.

tracking