El Correo de Burgos

FÚTBOL / Segunda

Tres puntos de oro en Anduva

(1-0) Raúl García de Haro eleva al Mirandés a la zona tranquila de la tabla con un tanto sobre el descanso ante el Real Oviedo / Alfonso Herrero apareció para salvar a los suyos con dos buenas intervenciones 

El goleador del Mirandés controla el esférico en Anduva. LALIGA

El goleador del Mirandés controla el esférico en Anduva. LALIGA

Publicado por
Redacción
Burgos

Creado:

Actualizado:

Tres puntos muy importantes para el Mirandés, que escala posiciones hacia la tranquilidad de la zona media de la tabla gracias a una sólida victoria ante un Real Oviedo que cotiza a la baja. En un encuentro con pocas ocasiones, un chispazo de Raúl García en el último compás del primer periodo fue suficiente para sellar los puntos en Anduva. Alfonso Herrero colaboró con pocas paradas, pero espectaculares y esenciales, en un encuentro que pone a los de Joseba Etxeberria con 37 puntazos en la tabla.De salida, el Mirandés se adueñó casi por completo de la pelota y del control en la zona medular, ante un Real Oviedo que no engañaba, acostumbrado a iniciar los partidos a domicilio, bien replegado atrás y fiado a su seguridad defensiva. La primera clara para los de Joseba Etxeberria llegó a los nueve minutos, cuando una entrada por el flanco izquierdo generó el pase atrás sobre la llegada en carrera de Roberto López, quien a bocajarro y en carrera disparó alto.César Gelabert y Roberto López eran los encargados de germinar peligro para el conjunto jabato, con otra llegada al cuarto de hora en un verdadero monólogo de los locales. Oriol Rey era el siguiente en intentarlo para un Mirandés que presionaba bien y recuperaba con presteza el esférico.Las oportunidades estaban todas volcadas hacia el marco del cancerbero galo del Oviedo, Quentin Braat. José Salinas de nuevo probó a los 26 minutos con un envío que se marchó por encima del travesaño, pero pocos instantes después la primera llegada del Real Oviedo a punto estuvo de suponer el cero a uno, evitándolo entre Alfonso Herrero y el travesaño.La jugada astur nació en un saque de esquina, con centro final de Viti que a la altura del punto de penalti enganchaba el central Dani Calvo en una volea en semichilena. Misil por alto que iba derecho a la red, pero que la manopla de Alfonso, ex del Oviedo, desviaba levemente estrellando el cuero de manera espectacular en el travesaño. Se salvaba el Mirandés de un buen susto.Mejoraron los visitantes y ahora el Mirandés veía cómo sus ofensivas se atascaban. En un saque de esquina pidieron los carbayones penalti en el área chica mirandesista, pero el examen del VAR determinó que «sigan, sigan» y a otra cosa.Y esa otra cosa, ya en el último minuto del primer acto, fue un golazo de Don Raúl García de Haro. La transición rápida de los locales por el carril central llevada por Roberto López asistía a Raúl García, y el punta catalán, cedido por el Real Betis, se perfiló, dribló a su par y definía con calma y clase por bajo. Justo a siete segundos del 45, la pelotita besaba las mallas. En esa jugada se hizo daño el central oviedista Tarín, fea imagen la de su rodilla, y ya no regresó en el segundo periodo.Con los cambios, el Oviedo quiso dar un paso adelante en el arranque del segundo y el joven atacante del filial, Masca, remató alto de cabeza a los cuatro minutos en un servicio desde la esquina. En la respuesta, el Mirandés tuvo el dos a cero muy cerca cuando Gelabert, desde la esquina del área y tras controlar, se sacó un chut de puro crack, con giro de tobillo casi en parado que enviaba el esférico muy cerca de la escuadra del palo opuesto. Jugadón.El encuentro entró en una fase de controles alternos en la zona ancha, pero sin asomo por las zonas de peligro hasta que a los 64 minutos, susto del Oviedo en una llegada por banda izquierda de Abel Bretones. Sensacional control del lateral y centro raso en carrera que remataba desde cerca de nuevo Masca. Por fortuna, algo mordido atrapando casi sobre la línea un Alfonso Herrero erigido en pilar fundamental del uno a cero momentáneo.Álvaro Cervera agotó los cinco cambios en busca de soluciones, mientras Joseba apenas había comenzado a mover sus peones con la entrada de Manu García por Roberto, con el fin de poner un poco más de cemento en la medular. Las necesidades dictadas por el marcador hacían retrasar poco a poco sus líneas al conjunto rojillo, todo lo contrario en un Oviedo que inquietaba a la parroquia jabata.El Mirandés masticaba bien sus acciones hasta encontrar alguna vía de acceso por las bandas hasta la meta asturiana, como conseguía Salinas a los 78 minutos, llegando a línea de fondo. Su pase atrás, medio rebotado por la zaga, obligaba a un escorzo difícil de Óscar Pinchi a la media vuelta, perdiéndose el cuero por encima del travesaño en una buena oportunidad en pos de la sentencia.Braat atajaba sin grandes problemas un tiro raso de Salinas a renglón seguido, con el conjunto de Joseba Etxeberria administrando bien esos compases finales, sin pasar por grandes apuros e incluso generando arriba. Como en una buena jugada colectiva con chut final de Manu que se iba desviado desde el balcón del área.Al final, impotencia asturiana, muy bueno el trabajo defensivo del Mirandés y un 1-0 pírrico, sí, pero que vale su peso en diamantes.

tracking