El Correo de Burgos

Un punto y poco más: El Burgos CF empata con Andorra en un partido sin goles ni ocasiones

Las mejores ocasiones, que no fueron muchas, fueron del equipo burgalés que no tuvo fortuna en el remate. En el minuto 18 El Plantío prorrumpió en un aplauso en apoyo a una de las jugadoras del equipo femenino del club.

Elguezabal pide cuentas al árbitro con Edu Espiau tendido en el césped.

Elguezabal pide cuentas al árbitro con Edu Espiau tendido en el césped.©Tomas Alonso

Publicado por
Redacción
Burgos

Creado:

Actualizado:

El Burgos CF no pudo pasar del empate sin goles en casa ante un FC Andorra que sólo ha sumado 4 de 24 puntos a domicilio. Todo ello en un partido poco vistoso, bastante igualado y sin apenas ocasiones.

Como era previsible el Andorra acaparó la posesión de la pelota en todo momento y al Burgos le tocó correr mucho más que a su rival, pero los andorranos se exhibieron en lo ofensivo como un equipo demasiado previsible y las mejores ocasiones, que por otro lado no fueron muchas, serían de un equipo burgalés sin fortuna en el remate y al que siempre le faltó precisión en la circulación de pelota para generar mayor peligro.

El equipo de Jon Pérez Bolo, con dos caras nuevas de claro talante ofensivo en el once titular con respecto a la última jornada como son Curro y un Fer Niño autor del gol que permitió al Burgos en Ferrol sumar su primer punto de la temporada a domicilio, saltó al césped de El Plantío con ciertas precauciones y sin adelantar su primera línea de presión más allá de la línea del centro del campo. 

Ante tal panorama los pupilos del entrenador visitante Eder Sarabia también se lo tomaron con mucha calma y en los primeros minutos acumularon casi toda la posesión a base de toque y toque, sin profundidad alguna y de lado a lado para acercarse al área finalmente con envíos a la espalda.

Las ocasiones brillaron por su ausencia en este primer tramo del enfrentamiento y lo mejor que se vería antes del primer cuarto de hora fue un saque de esquina botado por los burgaleses que a punto estuvo de marcar en propia puerta un defensor andorrano. 

Nadie tomaba las riendas del partido

El choque no lo dominaba nadie pues aunque la pelota era del Andorra, el Burgos se sentía muy cómodo defendiendo en su campo a la espera de cazar una contra peligrosa que no terminaba de llegar, porque aunque en el 19´ se vio una más o menos buena finalmente Mumo la tuvo que terminar con un disparo lejano a las manos del portero. 

Poco más tarde Fer Niño montaba otra después de un error visitante en salida y Sancris sacaba un peligroso córner donde Matos lo probó con un disparo lejano tras rechace a la frontal. Parecía que el duelo se animaba, porque un Burgos replegado seguía sin sufrir atrás pero ahora sí aprovechaba mejor los robos o errores del rival. 

Así, en el 26´ Dani Ojeda ganaba la línea de fondo en un balóin a la espalda para poner un balón inmejorable al área, al segundo palo para que Curro cabecee cruzando al poste largo con mucho peligro ya que el cuero no cogió palos por poco ante un portero andorrano batido y haciendo la estatua.

Se entró en el último cuarto con todo muy parecido, con un paciente Andorra jugando en campo contrario y haciendo correr al Burgos detrás del balón, pero sin nada de mordiente en los metros finales, donde se mostraba demasiado previsible y muy romo en sus intentos. 

Posible penalty por mano del Andorra

Así en el tramo final quien pudo marcar fue de nuevo el Burgos, primero con un posible penalti por manos de Petxarroman donde Curro disparo finalmente alto y especialmente en otra colada de Sancris con centro a la cocina junto al córner para que Dani Ojeda llegando en carrera al segundo palo y a medio metro de la línea de gol remate por encima del larguero. 

Esta fue sin duda la mejor oportunidad de todo el primer periodo pero no la última, porque en el descuento Sancris la vuelve a liar por la banda derecha y esta vez es Elegezabal el que no consigue apuntillar la enorme jugada del mejor jugador hasta el descanso.

En el reinicio nadie varió su planteamiento y se repitió lo visto anteriormente, mucha pelota para el Andorra pero con muy poco peligro para un Burgos serio en lo defensivo que no sufría lo más mínimo, aunque su falta de precisión con el cuero en su poder le impedía hacer otras cosas.

Al Andorra le costaba finalizar sus intentonas y lo probaría desde lejos, pero sus disparos tampoco inquietaron. Todo siguió igual pese a que bien pudo cambiar en el 11´ cuando a Curro se le anuló un gol por claro fuera de juego de un Dani Ojeda que le tenía que haber dejado el centro a Matos. 

De esta manera al filo del cuarto de hora Jon Pérez Bolo movió su banquillo con un doble cambio y al poco lo haría Eder Sarabia.

Curro se lamenta tras una acción de ataque ante el Andorra.
©Tomas Alonso

Sin nada nuevo el reloj siguió avanzando sin descanso hasta que en el 69´ el Andorra bien pudo marcar en una falta lateral donde Caro, Appin y especialmente Matos salvaron a los suyos de encajar gol. Un minuto más tarde los dos entrenadores movían sus banquillos al unísono para encarar un tramo final donde cualquier detalle podía decidir de qué lado caería el triunfo, aunque en la grada casi todo el mundo pensaba que el resultado sería un empate sin goles. Y ese destello de calidad bien pudo ponerlo Curro a falta de un cuarto de hora, sacándose de la nada un misil que rozó la madera de Dani Martín.

Pero no fue así y de hecho los últimos compases del duelo serían bastante más planos en las áreas de lo que se había visto con anterioridad, por lo que el marcador no se movió.

tracking