El Correo de Burgos

Perspectivas 2023 / IBERDROLA

Las redes eléctricas, la pieza clave de la transición energética

Las redes de electricidad son la plataforma necesaria para avanzar hacia una economía descarbonizada, que permite la integración de más renovables, la atracción de industria, la movilidad sostenible, las ciudades inteligentes y el autoconsumo

El equipo de i-DE realiza tareas de mantenimiento sobre el terreno.

El equipo de i-DE realiza tareas de mantenimiento sobre el terreno.ECB

Publicado por
Redacción
Burgos

Creado:

Actualizado:

Sin redes no hay transición energética. Así de contundente se mostró hace unas semanas Kadri Simson, comisaria europea de Energía, al hablar del compañero silencioso de la revolución energética. Y es que las redes son la columna vertebral del nuevo modelo energético y la plataforma necesaria para responder a los retos de la transición energética.

Aunque son la parte menos glamurosa del sector energético, esta tecnología permite integrar y conectar las nuevas plantas renovables al sistema, una energía indispensable para reducir la dependencia de los combustibles fósiles. De hecho, recientemente la Unión Europea ha incrementado el porcentaje de consumo total de renovables en Europa hasta el 42,5% de aquí a 2030, desde el 32% anterior.

Para poder llevar las renovables a los clientes y a las empresas, las redes se convierten en la pieza clave del nuevo puzle energético. Se estima que por cada euro que se invierta en renovables, es necesario un euro en la red del sistema. Y esto ahora. 

A partir de 2030, la relación deberá superar claramente el euro por cada euro destinado a las instalaciones de energía verde, según la Agencia Internacional de la Energía.

Compromiso con la red

Consciente del potencial de las redes eléctricas en la transición, Iberdrola ha presentado un plan de inversiones de 47.000 millones de euros entre 2023 y 2025. De este volumen de inversión, 27.000 millones irán destinados a la actividad de redes eléctricas, con el objetivo de dar continuidad a su despliegue, consolidar una sólida red de distribución y dotarla de flexibilidad, sobre la base de un ambicioso proceso de digitalización como elemento clave para responder a las necesidades futuras del sistema eléctrico.

Iberdrola ya opera uno de los sistemas de distribución eléctrica más importantes del mundo; más de 1,3 millones de kilómetros de líneas eléctricas y más de 4.500 subestaciones, que distribuyen electricidad a más de 35 millones de personas en el mundo.

Solo en España, i-DE, la distribuidora de Iberdrola en el país, gestiona y mantiene unos 270.000 kilómetros de líneas eléctricas de distribución que se extienden por 10 comunidades autónomas y 25 provincias. Cuenta con alrededor de 98.000 centros de transformación en servicio y más de 1.100 subestaciones para ofrecer servicio a más de 11 millones de clientes.

En Castilla y León, i-DE gestiona más de 43.810 km de líneas de baja y media tensión y más de 6.410 km de líneas de alta y muy alta tensión. Asimismo, cuenta con 15.697 centros de transformación en servicio y 246 subestaciones. La compañía mantiene en la región un nivel de calidad de servicio por encima de la media nacional, con el mejor valor a cierre de año de la historia.

Óscar Villanueva.

Óscar Villanueva.ECB

«Por cada euro que se invierta en renovables debe invertirse un euro en redes eléctricas», ha aseverado Óscar Villanueva, director de i-DE en Castilla y León, que estima que las inversiones en redes se multiplicarán por tres o por cuatro para poder integrar la nueva potencia renovable, ofrecer seguridad de suministro y resiliencia frente a fenómenos climáticos extremos y poder desarrollar la digitalización del sistema, tan necesaria para la expansión de la movilidad eléctrica, la bomba de calor y el autoconsumo. 

¿Qué es y para qué sirve una planta híbrida de energía eólica y solar?

Iberdrola refuerza su liderazgo innovador y renovable en la región con el desarrollo en Burgos de la primera planta fotovoltaica híbrida eólica y solar de España. Estas plantas son una excelente solución para aprovechar al máximo las fuentes de energía renovable, ya que complementa los períodos de producción de cada tecnología.Los paneles solares se instalan junto a los aerogeneradores en el mismo terreno. Los paneles solares pueden estar montados en estructuras fijas o en sistemas que siguen el movimiento del sol para maximizar la producción. La energía solar se convierte en electricidad a través de células fotovoltaicas, mientras que la energía eólica se genera cuando las aspas de los aerogeneradores giran por la fuerza del viento y activan un generador eléctrico. Una de las ventajas de una planta híbrida eólica y solar es que puede producir electricidad de forma constante y fiable. La energía eólica es más productiva en los meses de invierno y durante el día, mientras que la energía solar es más productiva los meses de verano durante el día. Al combinar ambas fuentes de energía, se puede asegurar una producción constante y estable de electricidad, independientemente de las condiciones climáticas. Otra ventaja es que puede reducir los costos de instalación y operación. Al compartir la misma infraestructura y la misma red de distribución, los costos de construcción y mantenimiento pueden reducirse claramente.

«Las redes de distribución constituyen una pieza clave para hacer posible estas iniciativas y tendencias que están cambiando la economía», subraya.

Además, contar con una óptima red dota de eficiencia y competitividad a los proyectos empresariales. Hay que tener en cuenta que España cuenta con un gran potencial de energía renovable -lo que supone energía a precios más competitivos que en otros países europeos-, por lo que hay que acercar las energías limpias a las industrias para que éstas se aprovechen de los beneficios. 

Gracias a las renovables, las empresas podrán mejorar su competitividad, al disminuir sus costes energéticos y acelerar su descarbonización. Esto situaría a España en el polo industrial de Europa.

A esto se une que ahora contamos con un sistema que ha transformado la relación del cliente con la energía -haciéndole partícipe de un uso más responsable de la electricidad- y está incidiendo en la mejora de la eficiencia de la red y la calidad de suministro. 

De aquí, la necesidad de digitalizar la red, que permitirá su automatización e interconectividad total, y también conocer en tiempo real el estado de cada nodo, segmento y elemento de esta infraestructura. Así aumentará la eficiencia y eficacia operacional de las líneas.

Ante esta disrupción, desde el sector energético se hace un llamamiento a acelerar anticipadamente el despliegue de las redes eléctricas con retribuciones atractivas y conocidas de antemano, teniendo en cuenta que hasta el 70% de la transición energética se realizará a nivel de distribución -las redes que llevan la electricidad hasta los hogares y los negocios-, y no a nivel de transporte. 

Estas últimas son las de alta tensión, que permiten que la energía salga de las diferentes centrales que generan la electricidad.

Eurelectric, la asociación que agrupa al sector eléctrico en Europa, asegura que, para ofrecer el sistema eléctrico del futuro, las redes de distribución de electricidad deben reforzarse y digitalizarse para absorber toda la capacidad disponible hoy, al mismo tiempo que se construyen nuevas infraestructuras y se amplía el número de kilómetros para añadir la potencia futura.

Récord

Iberdrola instaló en España 2.952 nuevos MW renovables este año lo que le permite alcanzar los 41.303 MW ‘limpios’ en septiembre.La fuerte inversión en renovables ha permitido que la producción renovable crezca un 6,1%, hasta los 58.742 GWh entre enero y septiembre, con un fuerte alza del 45,6% de la capacidad fotovoltaica de Iberdrola.

La asociación europea considera que es necesario acelerar las inversiones: «De 2021 a 2022 vimos un aumento del 8% en la inversión. Sin embargo, necesitamos aumentarla en un 84% de aquí a 2050. La regla general es que deberíamos invertir 0,67 euros en la red por cada euro invertido en capacidad de generación. Hoy, esa cifra se acerca más a los 0,30 euros», indican.

WindEurope, la asociación eólica europea, lanzó hace unas semanas un comunicado en el que aseguraba que «Europa no está invirtiendo lo suficiente en sus redes eléctricas. Las energías renovables se están expandiendo rápidamente, el número de vehículos eléctricos está creciendo y las ventas de bombas de calor están despegando. 

Pero la red no se está expandiendo al mismo ritmo. Europa necesita aumentar las inversiones en redes de 40.000 millones de euros hasta 80.000 millones de euros al año. [..] La UE debería hacer de las redes eléctricas una de sus prioridades energéticas clave», comentó Giles Dickson, CEO de WindEurope.

Un centro de innovación en las redes

Para dar respuesta a estos retos de la transición energética y para liderar la innovación en estas infraestructuras esenciales, la compañía cuenta con el Global Smartgrid Innovation Hub. Situado en Bilbao, se consolida como centro mundial de innovación y conocimiento en redes inteligentes para ayudar a dar respuesta a los desafíos de la transición energética. El centro actúa como plataforma tractora de innovación, combinando la capacidad tecnológica de Iberdrola con la de las más de 80 entidades y empresas colaboradoras.

Este centro ha creado un ecosistema para promover la innovación, desarrollando el talento mediante la colaboración con universidades, ofreciendo oportunidades a los estudiantes y preparando a los profesionales del futuro. La iniciativa agrupa el potencial innovador de más de 200 profesionales en el desarrollo de proyectos de I+D+i relacionados con los retos de las redes eléctricas del futuro, entre ellos, una mayor digitalización, el tratamiento de los datos que generan estas infraestructuras y la respuesta, en términos de solidez y flexibilidad, de la red eléctrica a nuevos modelos de consumo, como la movilidad eléctrica y el autoconsumo.

tracking