El Correo de Burgos

La Diputación eliminará plazas en las residencias para mejorar la «calidad» de los servicios

El equipo de Gobierno plantea un modelo de habitaciones individuales y nuevos espacios. La ayuda a domicilio llega actualmente a 2.000 usuarios y la teleasistencia a 1.700

La residencia de adultos asistidos de Fuentes Blancas. / ISRAEL L. MURILLO

Residencia de adultos asistidos de Fuentes Blancas. Israel l. murillo

Publicado por
Burgos

Creado:

Actualizado:

Las residencias de mayores gestionadas por la Diputación de Burgos se someterán paulatinamente a un proceso de «reorganización», empezando por la de San Agustín, que conllevará la reducción del número de plazas disponibles a cambio de mejorar su cartera de servicios con el objetivo de ofrecer mayor «calidad» a los usuarios. Lo confirmaba este jueves el presidente de la Institución Provincial, Borja Suárez, mientras realizaba un balance de su primer año de mandato poniendo de relieve la necesidad de «adaptarnos a las nuevas necesidades». 

En la actualidad, las cinco residencias de la Diputación atienden a un total de 623 personas y emplean a 627 profesionales. Esto conlleva un desembolso anual de 25,2 millones de euros. En principio, según ha precisado Suárez, el número de plazas disponibles a día de hoy asciende a 800. Sin embargo, el planteamiento del equipo de Gobierno supondría un cambio de modelo, empezando por la reconversión de las habitaciones dobles en individuales, que limitaría la cifra de usuarios a 400 o 450. 

Lo que se valora, a grandes rasgos, es el establecimiento de una «carta de servicios homogénea» que mejore las estancias tanto de los usuarios como de sus familiares mediante la creación de nuevos espacios como áreas de esparcimiento o zonas comunes. Los primeros pasos se darían en San Agustín al tratarse de la dotación menos funcional, aunque la idea es extrapolar el proyecto al resto de residencias. 

«La provincia envejece y queremos prestar servicios de calidad», concluía el presidente de la Diputación tras señalar que esta readaptación que se pretende llevar a cabo está muy ligada a los diferentes grados de discapacidad que puedan presentar los usuarios potenciales de este tipo de instalaciones. 

Dentro del área de Bienestar Social e Igualdad, Suárez ha indicado, entre otras cosas, que el servicio de ayuda a domicilio atiende actualmente a 2.000 usuarios mientras el de teleasistencia llega a 1.700. Asimismo, ha dado cuenta de la inversión, por valor de 1,7 millones de euros, en ayudas de urgente necesidad y subvenciones a entidades públicas, privadas y ONG's; así como el mantenimiento de una decena de convenios por un importe de 2,6 millones. 

tracking