El Correo de Burgos

Saint-Supéry, MVP del partido con 17 años y aplauso para el "esfuerzo titánico" del Tizona Burgos

El entrenador del Grupo Ureta Tizona Burgos valoró la actuación defensiva y el control del rebote, además de la serenidad en el tramo final para amarrar el resultado. El joven base fue el MVP del Tizona, pero Ocampo le recuerda que también tiene "mucho que estudiar"

Mario Saint-Supery fue el máximo anotador de los azulones con 14 puntos.

Mario Saint-Supery fue el máximo anotador de los azulones con 14 puntos.Julian Rus

Publicado por
Redacción
Burgos

Creado:

Actualizado:

Partidazo en Pumarín para el Grupo Ureta Tizona Burgos ante un Oviedo que sólo había perdido tres veces esta temporada en su casa y partidazo de su nuevo fichaje, un jovencísimo base andaluz que se convirtió en el MVP del partido y máximo anotador de su equipo en su debut con el conjunto azulón. La intrahistoria del partido fue más compleja que la que expresa el marcador final (60-75) vista por los ojos de Diego Ocampo

De "esfuerzo titánico" calificó el entrenador del Grupo Ureta Tizona Burgos la actuación de sus jugadores en el partido ante Oviedo en el Pumarín, elogió también su trabajo en el rebote defensivo y destacó la velocidad que fueron capaces de imprimir al juego.

"Tiene mucho mérito como hemos competido aquí pues es una pista muy difícil", ponderó el exigente técnico gallego del equipo burgalés, quien resaltó que Oviedo sólo había perdido tres veces en su cancha en lo que llevamos de competición. No obstante, reconoció que el conjunto asturiano se concitaron las bajas en la plantilla local y un anómalo desempeño desde la línea de tres puntos.

"El oviedo ha hecho 3 de 27 en triples y eso no es normal en un equipo que tira muy bien de tres puntos", valoró el técnico orensano, quien admitió que le interesa que el equipo burgalés siga trabajando para que sus rivales tirén "menos triples" en los spot ups, evitando que el jugador que recibe la pelota esté ya en disposición de lanzar. 

En el caso del partido ante Oviedo esa defensa de las posiciones de los lanzadores se vio potenciada por la falta de acierto de los jugadores rivales, que provocó que "el partido fuese más fácil de lo que en un acierto normal hubiera sido".

El partido del domingo en el Pumarín volvió a repetir un desarrollo de los acontecimientos que se le ha producido en varias ocasiones al Tizona en esta temporada con un comienzo en el que a los azulones les costó entrar en el partido por el planteamiento del rival. Lo positivo de estas situaciones está en la capacidad del bloque que entrena Diego Ocampo para identificar las trabas que les plantean sus oponentes y saber eludirlas para realizar su propio planteamiento de juego. 

Así, en el Pumarín el Oviedo comenzó presionando "muy bien" las líneas de pase y dificultando la circulación del balón por parte de los azulones. Una vez más una vuelta de tuerca desde la defensa permitió a los de Ocampo "poder correr y jugar a nuestro ritmo", según explica.

El análisis del técnico gallego pone la clave del partido al final del segundo cuarto, que fue "la antesala del tercero", en un momento del partido en que el Tizona pudo aplicar a plenitud de rendimiento el "mismo guión". Dado que "nuestra defensa estaba agresiva y negaba líneas de pase y en el pick&rol pues éramos capaces de parar el juego de Oviedo y poco a poco nos hemos ido despegando", recordaba.

"Hemos tenido varios momentos malos en el tercer cuarto que luego rompimos con un triple y luego en el último cuarto que se nos acercaron otro poco. Pero nunca bajó de 10-12 lo cual fue muy importante para nosotros para mantener la calma", indica Ocampo como clave última para asegurar la décimo tercera victoria del Grupo Ureta Tizona Burgos en esta su temporada de regreso a la LEB Oro.

Saint-Supéry y David Böhm tratan de evitar que Demetric Horton anote canasta.

Saint-Supéry y David Böhm tratan de evitar que Demetric Horton anote canasta.Julian Rus

Saint-Supéry debuta como MVP del partido

Diego Ocampo valoró igualmente el excelente debut con el Tizona del jovencísimo base de 17 años Mario Saint-Supéry, recién llegado al club, en su primer partido. Nada más comenzar el partido, a los dos minutos del primer cuarto, Ocampo hacía saltar a la cancha al base cedido por Unicaja en sustitución de Caio Pacheco que había salido como titular.

Al final del partido, Saint-Supéry se coronó como el MVP del partido y como máximo anotador del Tizona con 14 puntos, por 12 del incombustible Joe Cremo. El joven malagueño se ganó 14 créditos de valoración, uno más que el escolta estadounidense.

Ocampo, atemperó la trascendencia del espectacular debút del base andaluz y, con la larga experiencia de quien lleva muchos años trabajando canteras de equipos de baloncesto, señaló que en el caso de los los jóvenes, como Saint-Supéry al que le falta cinco semanas para alcanzar la mayoría de edad, "no importa tanto si mete puntos o hace una acción de pase muy buena y sí que vaya poco a poco entendiendo el reto de la LEB Oro porque es muy dura". 

En ese sentido, el entrenador orensano espera que Sain-Supéry siga "mejorando en defensa" y trabajando su técnica individual "y no importa tanto si un día está mejor o peor porque eso es cuestión del proceso". "A mí lo que me importa es que esté centradito en lo que tiene que estar, que es en mañana entrenar bien y estudiar, que tiene mucho que estudiar".

tracking